26/7/14

Literatura para un "encuentro con el otro"


Cuando uno decide hacerse cronista debe tener presente que el encuentro con los otros será una de las grandes bases de nuestra tarea. Por ello, a lo largo del camino el cronista de viajes deberá estar munido -no solo de una buena caja de herramientas técnicas- sino también de otros elementos que lo ayuden a relacionarse con aquellos con los que se irá encontrando ya que, de no contar con ellos, verá impedida la comunicación o el poder relacionarse y generar vínculos interesante que luego serán historias dignas de ser compartidas.

Describir un paisaje, una situación, un momento nuca será tan complejo como describir a un otro. Abordar la conducta humana siempre representa un proceso complejo ya que, a menudo, el otro será descripto según nuestra mirada, la cual lleva implícita detrás todo un bagaje de pre-conceptos,miedos, estereotipos y discursos armados que inevitablemente se encenderán como luz roja cuando el encuentro se produzca y determinarán la forma en que esa experiencia, luego, sea volcada al papel.

En ese sentido la literatura puede hacer mucho por el cronista. Ya desde los orígenes mismos de la historia se registró la actividad del cronista como uno de los oficios más fascinantes pero a la vez complejo (Heródoto aparece como el primer cronista de la historia y se puede ver en su obra esta dicotomía) y desde entonces, muchos se ha escrito al respecto. Es por eso que en esta oportunidad, quisiera compartir con ustedes viajeros, escritores y periodistas, algunas obras que considero de lectura obligatoria cuando se esté por dar el gran salto y comenzar a hacer uso - como decía Gabo- de esa bendita manía de contar.

6/7/14

El barroco de Ciudad de México en 10 imágenes.

Las guías turísticas deberían incorporarlo en su slogan de promoción, por que además de tequila, mariachis, flores y culto a los muertos, México también es uno de los mejores sitios para apreciar la presencia del barroco en América. Llegado a estas tierras casi un siglo después, fue en la ciudad de Mexico (más que en otras partes del país) donde se realizaron obras correspondientes a este estilo ornamental, recargado, colorido y que tan bien supo amalgamarse por ser quizás los mexicanos, un poco barrocos en su esencia.

Una recorrida por la ciudad de México los pondrá frente a alguna muestra de este arte casi en cada esquina, puesto que es difícil evadirse del embrujo que el barroco le imprimió a la ciudad. Aquí les comparto una guía fotográfica por algunos de los lugares más significativos de la ciudad donde podrán ver el estilo en toda su magnificencia. La recomendación no sería tal sino incluyera el consejo de una escapada final a Coyoacán para visitar la casa de Frida Kahlo, en la cual  además de surrealismo, hiperrealismo y otras muestras más del incomensurable talento que Frida y Diego desplegaron, hay grandes muestras de este singular estilo.

Los locales de la cadena de Café Sanborns son un excelente ejemplo de la arquitectura y la decoración barroca. La mayoría de ellos fueron instalados en edificios con una antigüedad considerable (en gran partedel siglo XVI y XVII) y mantienen las fachadas tal cual como se los hizo entonces. En este caso se puede apreciar la inclusión de motivos geométricos de azulejos azules y amarillos (típicos del arte lisboeta y llevado allí por los españoles) muy utilizados en Sevilla y algunos lugares de Madrid durante el tiempo que el barroco era moda por aquellas tierras.

25/5/14

Desorientarse en Oriente


El título de esta nota les aseguro, no es para nada antojadizo ni un simple juego de palabras: en Oriente es muy fácil perderse. Con carteles escritos generalmente en árabe (o en alguna lengua local de los diferentes países que conforman el bloque denominado Oriente) y con altas densidad de población sobre todo en las grandes capitales, desplazarse desde un lugar a otro puede resultar una verdadera pesadilla o una buena anécdota para contar a la vuelta del viaje.

Y aquí comparto con ustedes mi caso de desorientación por aquellas tierras. En un viaje a Estambul, una mañana decidí ir al Gran Bazar a conocer esa cultura del mercadeo y la infinidad de artículos que según me habían dicho, podría encontrar. Al llegar me sorprendí no sólo por las dimensiones del lugar (me hizo acordar mucho a los clásicos negocios de la Recova de Once, pero en este caso estaban todos bajo un mismo techo, lo cual hacía del lugar un espacio que parecía aislado del mundo) sino por los colores, las formas y la pluralidad de objetos que pasaron ante mis ojos entre los que había un universo que iba desde un vasito de té hasta esculturas, pasando por alfombras, ropas tradicionales, gorros, pipas de  narguile, lámparas como las de Aladino y muchos más que no cabrían en este posteo si quisiera mencionarlos a todos.

La cuestión es que estando allí, un amable vendedor al que le regateé largo rato el precio para una miniatura de un derviche en estado de trance, me aconsejó que fuera al Mercado de especies (o también conocido como Mercado Egipcio), uno que estaba ubicado a "pocas calles" de aquel y que se dedicaba íntegramente a la venta de diferentes productos alimenticios y que bien valía la pena conocer. Así es como luego de agradecerle el té que me invitó mientras duró la ceremonia del regateo, caminé por el pasillo general del bazar y salí del otro lado, cerca de una avenida tan concurrida como nuestra calle Florida.

11/5/14

Aerolíneas Argentinas: nueva publicidad y algunas reflexiones

En estos últimos días pudo verse la ciudad de Buenos Aires empapelada con las nuevas publicidades de Aerolíneas Argentinas y también en televisión, donde utilizando textos inéditos de Antoine de Saint- Exupéry, reviven el ambiente que se experimenta dentro de un avión cada vez que se tiene la posibilidad de montarlos para desplazarse hacia diferentes destinos.

1/5/14

Francisco, un argentino universal: crónica de una muestra emotiva

Hace dos días nomás arribó a la Feria del libro de Buenos Aires la Muestra sobre el Papa Francisco. Pocos días nomás estuvo exhibida a un costado del Museo del Mar (otro de los aciertos culturales del gobernador Scioli en la ciudad de Mar del Plata) pero no fueron pocos quienes la visitaron, ya que al parecer los números arrojaron una cifra cercana a las 120.000 personas. Mientras estuvo en la Feliz tuve la posibilidad de verla y realmente -en lo personal- fue una de las experiencias más gratas que recuerdo de propuestas del mismo estilo.

En esta nota comparto con ustedes algunas de las imágenes tomadas durante esa visita y el raconto de algunos de los interesantes espacios que forman la muestra. Como siempre digo, no es lo mismo verlo por aquí que vivenciarlo con los propios ojos (y sobre todo, repito en este caso, que es tan especial) así que les recomiendo especialmente que si van a la feria del libro, no dejen de hacerse un tiempo para visitar este espacio ya que allí podrán apreciar de un modo integral la esencia de uno de los hombres que sin dudas pasará a la historia no solo nacional sino internacional, como uno de los personajes más importantes e influyentes de los últimos tiempos.

7/4/14

Villa Ocampo: la casa de veraneo de la dama de las letras

La Villa Ocampo de Mar del Plata es la que en el siglo pasado fuera la casa de veraneo de la escritora Victoria Ocampo y su familia. Durante el período de 1912 hasta 1973 (fecha en la que a poco de morir la donó a la UNESCO para que la incorporaran dentro del listado de sitios que forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad), por ella pasaron los personajes más eximios de la cultura mundial tales como literatos, pensadores, artistas, políticos y hasta líderes de las naciones más alejadas (como fueron los casos de Ravindranat Tagore e Indira Ghandi). Hoy, la Villa se ha convertido en un centro cultural donde se llevan a cabo los encuentros artísticos más exquisitos de la ciudad de Mar del Plata y además, durante el día, fuera de las funciones teatrales, se la puede visitar en su interior ya que está considerada un museo. Sin dudas la Villa en sí es un sitio para conocer, ya que además de ser un real acercamiento a una de las mujeres más prolíficas y hacedoras de la literatura argentina contemporánea, brinda la posibilidad de ver cómo era la sede de trabajo de la prestigiosa Revista Sur, ya que en algún momento algunas  habitaciones de la casa supieron funcionar como sala de redacción y fueron el escenario por donde pasaron personajes como Borges, Bioy Casares, Silvina Ocampo y la misma Victoria quien desde su rol de jefa de redacción impartía las directivas.


                                                                                                *

Abrí la puerta de entrada e ingresé en una pequeña sala de estar que oficia de recepción. Apenas una pequeña mesa llena de folletos y una señora que da las indicaciones para llevar a cabo la visita (y que mantiene un estilo muy a "Lo Victoria Ocampo") otra cosa no se ve. A un costado, las altas paredes de madera revestidas por un empapelado que las hace parecer a punto de resquebrajarse exhiben el señorío y el buen gusto que alguna vez reinó en el ambiente.

Es invierno y hace frío. La casa es de madera y simula ser una especie de iglú en el que no entra el sol y, al parecer, aunque lo haga, la diferencia no sería demasiada. Cuando la señora pasa de un ambiente a otro - mostrándome el orden en que debo hacer el recorrido- los pisos crujen y se hunden dando la sensación de que debajo de ellos habitan fantasmas que se regocijan por que alguien se haya decidido a visitarlos y hacerles compañía. En la sala contigua a la de la entrada la señora de peinado retro y labios pintados excesivamente de carmín me deja solo con el piano y las sillas de plástico que sirven de butacas cada vez que se  llevan a cabo diferentes espectáculos, pero no es ese espacio el que me interesa, sino el resto de los ambientes que forman la casa, en especial la biblioteca, el cuarto de Victoria y el despacho donde dicen que escribió buena parte de su obra.

Desde uno de los cuartos oigo una voz femenina, diferente a la de la mujer de la entrada (que para entonces se había esfumado) y escucho que le agradece a una turista por la compra realizada. Al salir la mujer, la vendedora se acerca y me pregunta si había recibido la información correspondiente, pero pese a decirle que sí, se empeña en hacerme de guía por cada uno de los ambientes de la casa. Acepto gustoso (a sabiendas de que seguro estará llena de anécdotas y pormenores que no existen en los manuales de literatura ni en las escasas biografías que se han escrito de Victoria).

22/3/14

MAR Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata

La reciente inauguración del MAR (Museo de Arte contemporáneo de Mar del Plata) significó además de uno de los mayores eventos culturales del año, la posibilidad de contar en una ciudad con tanto intercambio turístico con un centro de arte de la importancia que tiene este proyecto. La idea de llevar un museo de tales características al lado más austral del mundo (pensemos que más abajo de Mar del Plata si bien hay museos, no tienen las cualidades de éste) fue la de dejar en claro el lugar de vanguardia que tiene la Argentina en cuanto a arte respecto de las otras ciudades de la región y, por otro lado, la de revitalizar y exhibir el importante patrimonio de los artistas que desde la década del sesenta escribieron un capítulo de importancia en la historia del pop, tanto como sucedió en EEUU (país de origen del movimiento) o en España (que se transformó en el primer país hispano en adoptarlo y luego llegó a nosotros).

En este posteo los invito a recorrer juntos las instalaciones del mayor emprendimiento cultural de la Provincia de Buenos Aires, de igual nivel que los grandes museos que están ubicados en Ciudad de Buenos Aires (tales como el MALBA o el Nacional de Bellas Artes) y comparable, por que no, con los museos de arte moderno más importantes del mundo.


En la entrada misma del museo Marta Minujin creó un lobo marino gigante que es el emblema de la ciudad. Recubierto de papeles metalizados que unos días antes de semana santa se canjearán entre los presentes por alfajores Havanna, la estructura intenta ser una especie de escultura gigante al estilo del perro que está en el Museo Guggenheim de Bilbao. Una vez desarmada la estructura metálica, el lobo será revestido de pasto sintético y adoptará una tonalidad verde que le cambiará inevitablemente la fisonomía.

18/3/14

Una visita al Puerto de Mar del Plata

La primera vez que visité el puerto de Mar del Plata tendría siete u ocho años. Parte de mi familia vivía en Tandil así que como escapada de fin de semana, decidimos con mis padres ir a pasar el día a Mar del Plata. El recuerdo que tengo de aquel día es algo raro por que recuerdo el puerto pero no recuerdo haber visto el mar. Y es obvio que al mar lo ví. Es difícil -por no decir imposible- entrar a la ciudad sin ver el mar, pero por alguna razón aquel puerto de inicios de la década del ochenta se me debe haber presentado ante los ojos como más interesante que la gran mole de agua, para que hoy, más de treinta años  después, siga teniendo aquella imagen que aparece como filmada en Technicolor y con filtro de Instagram.

El puerto de entonces era muy diferente al de ahora. Los pescadores se asentaban en otro lugar que el que están hoy y, la famosa Bahía de los lobos, se encontraba a unos kilómetros de la actual ("los lobos se vinieron para acá por que los barcos cada vez mas modernos los terminaban matando contra el playón de contención de la escollera", me dijo un pescador mordiendo un pucho apagado y con un gorro de Boca mientras se cebaba un mate sentado al costado de su barca). 

Si cierro los ojos la primera impresión que me viene es la del olor a pescado, fuerte, penetrante, y seguido a ella, una imagen en la que mucha gente busca un lugar en algunas de las mesitas de madera ubicadas a la orilla de la bahía. En esa misma imagen perros y gatos deambulan por el mismo lugar y un viejito, con gorro negro, polainas y unas uñas que no veían el agua desde hacía tiempo, comienza a tocar un desvencijado acordeón y entona una canción en italiano, a la vez que los que están sentados se alegran y entre aplausos y bravos cambian la energía del lugar llenándola de algarabía. 

Abro los ojos y lo que veo es muy distinto. De aquella imagen grabada en la retina reconozco los lobos, el olor (inconfundible, mezcla de orina, piel marina de cuero, sal, arena y los restos de peces que quedan de su ingesta) y las gracias que hacen frente al público que, como antes, los observa atónito detrás de los alhambres que separan la escollera de la costa.   

Ésta es la Bahía de los lobos, muy parecida a aquella de los años ochenta.

17/3/14

Una tarde junto al mar

Si bien la propuesta marplatense abarca varios rubros, la conjunción entre mar y playa es la que más público convoca al menos como destino turístico. Y las razones para ese idilio expresado por los turistas no es casual ya que la costa  no sólo es extensa sino que además cuenta con innumerables playas para todos los estilos y de todos los niveles.

En este posteo les dejo algunas imágenes que tomé mientras hacía una caminata desde la Playa Bristol hacia Playa Grande. Al pasar por Playa Chica me encontré con un paisaje y una serie de situaciones bastante diferentes a las que se pueden ver en otros lugares de la costa, así que ahí prendí la cámara, y haciendo uso del lente largo fotografié algunas situaciones que definen por que habría que elgir Mar del Plata para descansar unos días.

Este señor y señora encontraron en Playa Chica un espacio aislado de los grandes amontonamientos que se producen en el centro y decidieron instalar allí la sombrilla. Como verán, la gran extensión de arena indica la amplitud de la playa y su lejanía al mar, lo cual la hace un lugar de privilegio para aquellos que toman la playa como sitio de descanso y no para bañarse o tostarse en peligrosas y soleadas horas pico.

15/3/14

¿Porqué elegir Mar del Plata?

Pocas ciudades en Argentina cuentan con la difusión y la concurrencia de público que tiene Mar del Plata. Con un pasado glorioso y luego transformada en centro balneario por excelencia, la ciudad marítima año tas año suma opciones y atractivos para seguir manteniendo el reinado que desde hace más de un siglo la posicionaron como la Perla del Atlántico. Acompáñennos en este recorrido por los principales puntos de una ciudad en constante cambio y siempre generosa con aquellos que deciden visitarla.

Para los amantes del séptimo arte Mar del Plata significa el epicentro donde se lleva a cabo el mayor festival de cine del país. Para los veraneantes, el lugar donde poder experimentar la sensación de libertad aunque sea una vez al año. Para los niños, una ciudad llena de magia, fauna asombrosa y divertimentos por doquier y, para los amantes del teatro, la posibilidad de ver aquellas obras que, durante el año por las exigencias de la rutina, no pueden ver en Buenos Aires. Como verán, la lista podría seguir ampliamente y allí quizás resida la principal característica de Mar del Plata: una ciudad donde todo sucede, para todos en todo momento.

La idea de este posteo es hacer foco sobre algunas de las características que la ciudad posee y que les sirva como guía a la hora de elegir un destino de fin de semana largo o bien, por que no, para planear unas vacaciones estivales o de invierno. Lo que sigue son sólo algunas de las opciones y propuestas que la ciudad tiene. Desde ya, siempre, hay mucho más, pero eso ya les corresponderá descubrirlo a ustedes si deciden una escapada y experimentar por sí mismos, por qué el mote de "Ciudad feliz". 

13/3/14

Mar del Plata: la ciudad elegida para escaparse en feriados puente


Año nuevo recién iniciado y ya arrancó la seguidilla de feriados nacionales que nos van a permitir pasar algunos días alejados de la gran ciudad y en contacto con lo que más nos gusta (a mí) y a todos los que llegan hasta este blog que es viajar. Si bien nuestro país tiene numerosas opciones (demasiadas cuando uno se sienta con el mapa y planea una salida de pocos días) hay ciertos puntos que suelen ser los más elegidos, ya sea por una cuestión de proximidad o ya sea por brindar elementos para alcanzar un corto descanso en la ajetreada rutina del año.

Y ahí, sin dudas, Mar del Plata logra ubicarse entre las cinco primeras elegidas por el público que desde hace más de un siglo la elige, llevados por esa magia y todo lo que tiene para ofrecer, tanto que da la sensación de estar en varias ciudades sin moverse de ella.

Es por eso que durante el mes de marzo (y teniendo en cuenta los feriados que se vienen) voy a compartir con ustedes cinco posteos en los que les voy a contar por qué Mar del Plata es la ciudad a la que hay que ir cuando se duda demasiado si se quiere una escapada. Quizás muchos de esos lugares ya los conozcan y en otros, es probable que aún no hayan estado. Pero sean cual fueren las dos opciones tengan en cuenta estos artículos por que les va a dar una idea de por qué, además de amigable para el turista, sigue siendo la perla indiscutida del Atlántico.

11/2/14

Fotorreportaje: Museo del Carnaval de Montevideo

Después de muchas visitas un día me dí cuenta de que Montevideo es de esas ciudades que nunca se agotan y que siempre tienen algo nuevo en la manga para sorprenderte (y dejarte enganchado haciéndote planear una nueva vuelta y buscar como una pepita de oro una nueva sorpresa). Una de las que me encontré caminando sus adorables callejuelas  fue el Museo del Carnaval, ubicado a pasos nomas del Mercado del Puerto y donde se guarda el patrimonio carnavalesco más importante de la ciudad.

Siempre quise estar algún carnaval en Montevideo, pero por alguna extraña razón, jamás lo pude concretar, así que cuando me encontré frente al portón rosado sobre la Rambla 25 de Agosto no dudé en dedicarle una mañana y recibir con la visita una especie de máster acelerado en carnaval montevideano, considerado y respetado entre los más populares del mundo.

18/1/14

Segovia: Firme candidata a Capital Europea de la Cultura 2016


España es un país infinitamente rico en cuanto a patrimonio histórico y cultural. Cada una de sus ciudades guardan tesoros celosamente escondidos y muchas de ellas, aún hoy, siguen sin recibir la adecuada promoción que merecen. Uno de esos casos es el de Segovia, sitio que si bien se encuentra a pocos kilómetros de Madrid y al que se puede acceder de forma cómoda con un tren de cercanías, en varias oportunidades no forma parte del periplo armado por los turistas que creen que con pasar por la capital, Barcelona o alguna playa de Ibiza se pueden ir tranquilos y continuar con la alocada empresa de recorrer el continente en quince días.

Pero por suerte hay quienes deciden tomarse el viaje con más calma, y, en una estadía en el país castizo, se dejan llevar por esta maravillosa ciudad que junto a Aranjuez, Toledo y Ávila forman un cuadrilátero perfecto para descubrir aquella España en la que se mantienen perennes las huellas de los conquistadores romanos y en la que vivieron San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Francisco de Quevedo, Antonio Machado y hasta la misma Isabel de Castilla antes de ser coronada reina de la península.

Desde hace un tiempo el Consejo Europeo la ha propuesto como una de las firmes candidatas para formar parte el 2016 de esa cocarda que es la Capital Europea de la Cultura, laudo que surte efectos más publicitarios y turísticos antes que culturales, pero que bien posibilita que una gran masa de público se desplace hasta ellas y las posicione dentro de urbes para descubrir cuando se planea una visita al país en el que se encuentran. Lo cierto es que Segovia tiene grandes posibilidades de ganar y bien merecería el reconocimiento. A continuación les dejo mi experiencia en la ciudad, quizás leyéndola les dé ganas de conocerla y se puedan hacer una escapada antes del 2016, año en que si llega a ganar, va a estar atestada de turistas.

16/1/14

Sevilla en blanco y negro


Antes de viajar, de Sevilla sabía que todo el año estaba repleta de naranjos, que de allí zarpó Colón en busca de las Indias, que los gitanos a toda hora entonaban bulerías y al hablar quitaban las eses finales y otras letras  (así es como en perfecto sevillano corazón es corasó, mucho es musho, calor es caló, Jesús es ozú y madre mía es maremía). También había escuchado que allí residía el mayor archivo histórico de la hispanidad, que durante los años que duró la ocupación de los moros éstos le dieron el rostro que aún hoy exhibe y que inevitablemente, en cada rincón de la ciudad, se tiene la sensación de que se está en cualquier lugar de África menos en España. 

Además de estos pre conceptos contaba con los prejuicios de muchos amigos y conocidos españoles que me decían que "los del sur" eran distintos a ellos, que la mayoría eran mafiosos, que ninguno trabajaba, que se pasaban el día tomando, jugando a las cartas y cantando coplas y que, por ellos, el mundo entero creía que todos los españoles eran gitanos, como si eso representara una ofensa. Así que al llegar a Sevilla intenté encontrarme cara a cara con muchos de ellos pero me encontré con una situación completamente diferente.

Sevilla es una ciudad más que importante para los hispanos. Como dije antes, allí se gestó buena parte de la conquista de América y también donde se ubicó la Casa de contratación, una de las instituciones de control más importantes del mundo indiano.Pero no sólo por cuestiones históricas es interesante descubrirla. Por el alto patrimonio histórico y cultural que atesora en sus calles está entre las cinco ciudades más importantes de la península ibérica y tiene la característica de seguir siendo, aún hoy, un punto de encuentro entre la España occidental y algunos puntos del norte de África, de los cuales a diario llegan inmigrantes motivados por un pasado cultural en común y alguna posibilidad de alcanzar un billete que los suba al tren de la dignidad.

Lejos de los pre conceptos y los prejuicios mis primeros días en la ciudad me sirvieron para descubrir su esencia. Así descubrí que después de Potosí (donde dicen que se puede visitar una iglesia por día y estar así un año, ya que hay registradas cerca de 365) fue en Sevilla donde vi más iglesias, parroquias, conventos, seminarios, basílicas y catedrales, tantas como casi nunca antes había visto dentro de una misma ciudad europea. Además me relacioné con su gente y su cultura, con sus creencias, con sus mitos, con su tauromaquia tan cuestionada ( pero tan inherente a su esencia como ellos mismos) y con la abigarrada concepción de religiosidad, la cual delimita, dispone y ordena la mayor parte de los actos que llevan a cabo a diario.

31/12/13

El 2013 en imágenes

Definitivamente quien dijo que los números trece traen mala suerte tendría que rever la teoría. Lejos de la leyenda que dice que los trece no hay que casarse ni embarcarse, menos casarme me embarqué unas cuantas veces este año y la verdad es que no me fué nada mal. Enero arrancó volando a Lisboa y allí conocí uno de los destinos que más había deseado visitar cada vez que fui al viejo continente pero siempre, por una cosa o por otra, terminaba fuera de la hoja de ruta y pospuesto para más adelante. 

Finalmente este año todo se dió para que fuera el destino elegido para comenzar un largo viaje de un mes y gracias a ello pude disfrutar del fado, los azulejos más bellos que jamás haya visto, su historia cargada de reyes, marquesas y príncipes, su gente tan particular, los desayunos con bolhos de crema pastelera y la indescriptible ginja que noche tras noche me tomé acompañada por un café en el Café A Brasileira en compañía de la imagen de Pessoa.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails