15/5/16

Postales: la oveja doméstica de Azul

Salí del casco urbano de Azul y me alejé unas cuadras nomás. Cerca del monumento al Quijote de la Mancha creado por Regazzoni me encontré un enjambre de casitas bajas como las que predominan en buena parte de la ciudad. Al lado de otra, totalmente ornamentada y recargada con graffittis veo esta, sencilla, con una persiana caída y un frente que denota humildad. En medio de la rústica textura del frente observo algo que se mueve y, al agudizar la vista, la reconozco: una oveja echada al sol como si fuera un perro me mira y me exhorta a que la retrate. Los viajes tienen esas cosas. Sólo hay que estar atentos.

14/5/16

Fotorreportaje: La Plaza San Martin de Azul

Si se pudiera cambiar la realidad de color a blanco y negro, la Plaza San Martín de Azul, sin dudas, sería la escenografía de un film de Fritz Lang. Portadora de una singular belleza, el mítico espacio azuleño está integrado por un sinfín de elementos que, sumados a la geometría elegida para el diseño de los mismos, es la responsable del particular estilo. Pero no sólo la geometría es la responsable de que la plaza tenga la fisonomía que tiene sino también un mentor o ideólogo: el arquitecto italiano Francisco Salamone.

SALAMONE, EL MENTOR DEL MODERNO ARTE BONAERENSE 

Según cuenta la historia Francisco Salamone habría llegado a la Argentina desde muy pequeño (apenas iniciado el siglo XX) escapando de la dura realidad de la Italia de entonces. Una vez asentado en el país se educó y alcanzó el título de arquitecto. Pero en la década del 30 pudo poner en práctica sus conocimientos y su creatividad cuando fue convocado por el Dr. Manuel Fresco (gobernador bonaerense por aquellos años) para realizar un monumental proyecto arquitectónico en varias ciudades de la provincia de Buenos Aires.

La propuesta de Fresco consistía en que el arquitecto diseñara varias propuestas de cementerios, intendencias, mataderos y plazas para ser construídas en grupo en diferentes ciudades (algunas de ellas fueron Azul, Saldungaray, Laprida y Guaminí). Así es como luego de presentar varios proyectos la obra finalmente fue aprobada y comenzaron a construirse las diferentes piezas arquitectónicas. Pero no es la soberbia propuesta de Fresco lo que hizo grande a Salamone sino el estilo (una mezcla de Constructivismo ruso, Futurismo y Art-Decó) que utilizó para idear los diferentes espacios y que hoy, a la distancia, se convirtieron en obras de arte que no hablan sólo de cuestiones estéticas de un momento histórico sino, además, de una verdadera cosmovisión de la época (que iba en la misma línea de pensamiento del gobernador Fresco quien tenía entendía la política  bajo el inflexible canon de "Dios, Patria y Hogar").

10/4/16

Azul: la gran dama de la cultura bonaerense

1.
¿POR DONDE COMENZAR A DESCUBRIR LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES?

Desde hacía varios años tenía en mente comenzar a recorrer la provincia de Buenos Aires. Con una corta experiencia que abarcaba Tandil (por tener familiares allí y por haber sido mi primer viaje con apenas unos días de existencia), Mar del Plata (por ser el destino indiscutido de veraneo) y Monte Hermoso (cuando en 2013 hice un blogtrip junto a otros colegas blogueros). En el mientras tanto cada vez que veía artículos, crónicas o fotografías de algunos de los sitios mas emblematicos de la provincia me repetía hasta el cansancio cuándo me iba a decidir y largarme a la ruta. Así es como este año, cuando aún intento recuperarme del Síndrome de Sthendal en el que me dejó sumido el último viaje a Italia, tomé la decisión de dar inicio al circuito bonaerense y descubrir la infinidad de espacios, historias,patrimonio, costumbres y cultura que se esconde en muchos de los pueblos y ciudades que pueblan la geografía de la masa bonaerense.

Tomada la decisión tenía que fijar un destino y ahí se me produjo un verdadero dilema ya que la mayoría de los lugares que colocaba en la lista competían en importancia para estar en el primer puesto y pasar a mi historia personal de viajero como el que oficiara de ritual de iniciación. Ante la indecisión agudicé la búsqueda de sitios que me proveyeran de la mayor información posible y di con Conoce la provincia una página que -a primera vista- me pareció depender de algún organismo oficial de turismo pero que, muy por el contrario, estaba hecha por "una familia viajera" que ama la provincia de Buenos Aires y "sueña con recorrer el país en años venideros y porque no, otros países". Esa frase fue reveladora. La historia de esa familia y el excelente sitio que pusieron en la red (excelentemente documentado tanto con información como con imágenes de gran nivel) sería mi guía para comenzar el proceso de descubrir la inmensa provincia.

9/3/16

Un día en Villa General Belgrano

Ideal para escapadas, visitas de fines de semana largo o bien para disfrutar de la Oktoberfest de Octubre (evento cervecero de nivel internacional y que se hace en paralelo con varias ciudades de Alemania) la ciudad cordobesa de Villa General Belgrano supone una excelente posibilidad para vivir una experiencia diferente, sin tener que alejarse demasiado de Buenos Aires ni someter al bolsillo a pruebas exorbitantes de difícil recuperación. En esta nota les comparto mi experiencia de un día en la ciudad más germana del circuito nacional y qué sitios y actividades no pueden dejar de hacer.
1. 
COMO EN ALEMANIA PERO EN LAS SIERRAS DE CÓRDOBA

 Llegar a Villa General Belgrano implica una hora de viaje aproximadamente. A medida que el autobús se aleja de la Terminal de Ómnibus de Córdoba el paisaje comienza a tomar la estética de los paisajes serranos y así, entre pastizales y lomadas ondulantes, al cabo de unos sesenta minutos aproximadamente se está en la villa alemana, en el corazón mismo del Valle de Calamuchita

Al dejar el autobús, la terminal de ómnibus se me presentó a la vista como una de las más pequeñas del mundo (incluso desbancó en mis recuerdos a la de Villazón en Bolivia que, hasta el momento, encabezaba mi lista de estaciones diminutas). Pero lo cierto es que a la pequeñez del recinto, un elemento mas apareció para transformar el lugar en un espacio inolvidable: la presencia de perros callejeros que iban y venían como demostrando territorio y exaltando nuestro carácter de visitantes. De todos colores, tamaños, edades, formas y pedigrees que se les ocurra ellos viven en los alrededores de la terminal de manera independiente y encuentran en el gran movimiento de público una buena forma para no sentirse tan solos y robar alguna caricia que les recuerde que pese a las matas de pelo, los abrojos y la tierra pegada en su cuerpo aún pueden estremecerse cuando manos anónimas pero cargadas de afecto les regalan desinteresadamente alguna.

Como marca el manual de buen turista me dirigí a la oficina de Información turística (que era todo lo minúscula que se imaginarán teniendo en cuenta el contexto del espacio en el que estaba ubicada) y allí solicité un mapa para poder dirigirme a gusto por el casco urbano de la villa sin perder tiempo y pudiendo aprovechar el día que había amanecido soleado aunque algo húmedo. Las empleadas me atendieron muy amablemente y con una cortesía poco habitual en organismos públicos dedicados al turismo me explicaron de manera más que didáctica cómo llegar al casco de la ciudad (el cual estaba a unos escasos 500 metros de la terminal) y me sugirieron dos circuitos a pie para conocer los sitios más importante de la ciudad y también otro para descubrir los aspectos más ecológicos y naturales como los ríos que atraviesan la villa, los pedregales y las abundantes zonas verdes que hacen de Calamuchita una de las zonas mejor cuidadas y conservadas de la provincia.

Apenas comencé a descender por la semiempinada Calle Vélez Sarsfield en dirección a la gran plaza donde se lleva a cabo la Oktoberfest anual me dí cuenta del sincretismo geopolítico con el que fué pensada la ciudad. A medida que avancé en la marcha comencé a descubrir singulares esquinas tales como Munich y San Martín, Avenida Comechingones y Selva Negra, Los Incas y Kochmann y un sinfín de calles con nombres de árboles, plantas y flores que existen de manera simbiótica tanto en nuestro país como en tierras alemanas.

24/1/16

Museo del Bicentenario (1ra. parte):La Historia nacional

Hasta la apertura del Museo del Bicentenario el único espacio que había en la ciudad para ver los vestigios de la historia nacional era el Museo Histórico nacional y algún otro en el cual se atesoraban diferentes piezas que podían dar fe del pasado colectivo. Pero cuando un día antes de que se cumpliera el bicentenario de la Revolución de mayo (el 24/05/2011) las autoridades gubernamentales decidieron inaugurarlo en el mismo sitio donde antes había funcionado la antigua Aduana Taylor, abriendo con él un espacio de gran nivel y con un acopio de patrimonio histórico que los argentinos merecían tener bajo un mismo techo.

A lo largo de esos doscientos años en los que se forjaron los valores y los principios sobre los cuales se erigió la república sucedieron un sinfín de hechos, todos determinados por contextos internacionales, los vaivenes locales políticos, sociales, religiosos, económicos que de modo ineludible imprimieron en la memoria colectiva una huella imborrable, tan honda, que es inevitable que se reavive y resignifique en cada una de las salas que especialmente diseñaron quienes tuvieron la responsabilidad de organizar la exhibición. 

Pero no sólo el interesante patrimonio histórico compone la colección del museo sino que, además, hay un espacio muy importante dedicado a las obras de arte más significativas de la historia nacional, entre los que se destaca el mural recuperado del mexicano David Alfaro Siqueiros, que durante años permaneció cautivo en un contenedor en el puerto y que gracias al rescate y la revalorización de la pieza hoy se puede disfrutar mediante una experiencia sensorial sin precedentes en el país (convirtiéndose en la gran atracción de la visita).

12/1/16

Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco: Un viaje a la mentalidad de la colonia

El Palacio Noel, ubicado a metros del "bajo porteño", parece una verdadera cápsula del tiempo en medio del ajetreado ritmo de la ciudad. Apenas se atraviesa el pórtico de entrada (un gran portón de madera colonial en estilo herreriano) y se paga el billete de ingreso queda claro que uno no sólo compra con él un acceso a un museo sino que, además, subyace la idea de que se adquiere un pasaje directo al mundo colonial, ese que surgió del contacto entre los españoles que llegaban a estas tierras buscando el oro y la plata y que se encontraron con algo mucho más valioso que eso: la asombrosa cultura indígena con sus costumbres, su pasado, sus dioses y sus mentalidades, totalmente diferentes e incomprensibles para la mirada eurocéntrica de los recién llegados.

La colección que alberga el palacio (hoy sede del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco) exhibe piezas de extrema belleza y valor artístico pero lo cierto es que, cuando se las ubica dentro del contexto histórico en el que fueron realizadas, dejan entrever un pasado de dominación, muerte y abuso de poder como nunca antes se había visto en América. En esa línea, el museo atesora un importante patrimonio producido entre los siglos XVI y XVII (con piezas escultóricas, pictóricas, de platería y de pequeños mobiliarios) y algunos otros correspondientes al siglo XVIII,  época en que el barroco europeo desembarcó en América influyó de forma inevitable en las tendencias artísticas del mundo andino.

El museo propone un recorrido cronológico que se desarrolla a medida que se van visitando los diferentes niveles del palacio. De ese modo,en la planta baja se encuentran tres salas a través de las cuales se comienza a contar la historia a través de los objetos exhibidos en ellas. Así, la primera, ubicada en el hall de entrada, se denomina El cuarto mundo -o la Cuarta parte del mundo- y hace referencia a la idea de Hispanidad, concepto que surge de la inevitable relación acaecida entre los españoles e indígenas, el mestizo (como producto de la unión entre los dos primeros) y de los criollos, entendidos éstos como una extensión inequívoca de aquel mestizaje. Allí mismo, a través de una interesante infografía, se referencia la presencia de los portugueses en la región, vital para comprender las relaciones entre el continente negro y el nuevo mundo que significó la llegada al actual territorio brasileño.

26/12/15

24 hs. en Verona: la casa de Julieta

Los turistas que llegan a Verona procedentes de diferentes ciudades de Italia buscan dos sitios específicos: la Arena y el famoso balcón de Julieta. Apenas se ingresa en el casco histórico de la pintoresca ciudad italiana ya se pueden ver las hordas de personas que caminan como si fuera en procesión hacia la famosa residencia en la cual se cree que habitaron los Capuletti y donde está el balcón que inspiró a la mayor pluma de la literatura inglesa a escribir el clásico de Romeo y Julieta. Pero si bien esa es la leyenda que todos creen y aceptan de manera inapelable, la historia dice otra cosa. 

Al parecer la casa que hoy se erige en pleno centro de la ciudad y a la cual se le atribuye haber sido la morada del personaje de Shakespeare no es más que una que obedece a los cánones estéticos de aquella época y que guarda cierto parecido con la que apareció en las ilustraciones de las primeras ediciones de la pieza. Ello habría llevado a los antiguos dueños de la casa (que casualmente eran de origen aristocrático) a abrirla al público por considerarla el escenario donde otrora se dió la controvertida historia de amor entre los dos jóvenes de familias conflictivas.

Ahora bien, si se indaga aún más profundamente en aquello que se dice y lo que en realidad sucedió se cae en una segunda falacia o "mentira piadosa" (sobre todo para no decepcionar a los amantes del género) que no es otra que la información que deja en claro que no sólo los personajes son producto de la inventiva Shakespeariana sino que, además, él autor murió sin haber estado nunca en la ciudad. Sin embargo, pese a ser un mito sostenido durante años producto de la mente de alguien que decidió enriquecerse con la vivienda, ir a Verona y no visitarla, implicaría un acto poco inteligente.

12/12/15

24 hs. en Verona: la monumental Arena y sus alrededores

Verona tiene muchos sitios interesantes para recorrer en un día pero está claro que ninguno de ellos puede competir en importancia con la monumental Arena (me atrevo a decir ni siquiera el famoso balcón Shakespiriano, ese en el que los enamorados se toman la fotografía de rigor o se juran amor eterno). Acceder a ella es sumamente sencillo ya que se encuentra a pocos metros de la puerta amurallada de la ciudad y en ubicación panorámica justo frente a la cosmopolita y movediza Piazza Bra. Por eso, la gran mayoría de los viajeros que llegan intentando recorrer la romántica ciudad lo toman como punto de partida ya que dada la belleza que demuestra en su fachada y por la importancia que reviste como anfiteatro nadie puede esperar para ingresar en él y perderse entre sus rincones y pasadizos.

7/12/15

24 horas en Verona: una guía con los 10 imperdibles

Verona es la segunda ciudad más importante del Véneto luego de Venecia. Situada a menos de una hora de tren de la gran ciudad de las góndolas, la ciudad de los enamorados, por ser pequeña y tener los sitios de interés distribuidos en un espacio reducido permite visitarla perfectamente en un día. Eso sí, para que la experiencia sea positiva se requiere que se realice una preparación previa y contar un poco de información acerca de los lugares de interés ya que, de no hacerlo, pueden quedarse sin ver algunos de ellos o bien pasar delante de otros sin tener verdadera noción de la importancia que revisten. 

Por ello en esta pequeña guía visual les recomiendo los 10 sitios imperdibles para que tengan en cuanta si planean recorrer Verona, y luego, de los más importantes, publicaré un posteo especial con imágenes, información y recomendaciones para vivir al máximo la experiencia del lugar donde se supone, en un pasado lejano para nosotros, habitaron los protagonistas de la pareja más famosa de la literatura inglesa: Romeo y Julieta. 

1. 
LA ANTIGUA MURALLA DE LA ENTRADA
Como la gran mayoría de las ciudades italianas que se desarrollaron durante el medioevo, Verona también cuenta con una interesante muralla que oficia de pórtico o entrada principal. El arco de piedra se encuentra perfectamente conservado y desde allí, antes de atravesarlo, tendrán una pintoresca vista del casco histórico.

3/12/15

Santa María delle Grazie: la morada de "La Última cena"

Ya sea que se lo planifique al inicio del viaje o cerca de la partida no puede faltar en el circuito milanés una visita a la Santa María delle Grazie, encantadora iglesia ubicada en una de las zonas más exclusivas de la ciudad y donde se encuentra nada menos que La Última cena de Leonardo Da Vinci, o "Il Cenacolo Vinciano" como la llaman los italianos. Si bien la iglesia cuenta con una interesante historia y es en sí misma una verdadera obra de arte, no caben dudas de que el mayor atractivo que reviste es ser la morada de una de las pinturas más icónicas del arte renacentista, la cual no sólo se destaca por su valor artístico sino porque, además, supo ser musa inspiradora y botín deseado por algunas de las mentes más macabras de la historia.

LA SANTA MARÍA DELLE GRAZIE: LA HERMANA MENOR DEL DUOMO

La iglesia emerge en medio de un paisaje urbano dándole al lugar un aire de misticismo que contrasta con otros sitios de la ciudad. A diario es atravesada por miles de autos y motos que la envuelven con el ensordecedor tráfico italiano pero cuando se atraviesa el pórtico de entrada, algo sucede en el ambiente y se tiene la sensación de estar en otro tiempo. En ese sentido la iglesia resulta un tanto engañosa ya que, la mayoría de los turistas ingresan en su interior por la puerta principal y sienten una extraña decepción al encontrarse con una réplica del Cenacolo, ya que el original se encuentra ubicado en la parte trasera de la iglesia, a la cual se accede luego de atravesar el espacio interno de la misma en su totalidad (de hecho una leyenda cuenta que la pintura de Da Vinci se exhibió desde siempre allí para ser la excusa que obligara a los fieles a pasar de manera obligada por el interior de la iglesia).

Pero lo cierto es que esa no es esa la única decepción que sufren los viajeros (entre los que me incluyo) que llegan allí ansiosos por encontrarse frente a frente con uno de los mayores iconos del arte. La otra sorpresa que sobreviene en el mismo momento en que se ingresa al recinto donde se encuentra ubicada la pieza es descubrir que no se puede comprar el billete en el momento y que las visitas sólo se realizan para aquellos que hayan reservado previamente por la página oficial y que tengan el billete comprado con antelación, llegando en algunos casos a ser de un año antes de la visita dependiendo la fecha del año en que se asista.

27/10/15

Milano por Trussardi

La distinguida marca de bolsos y accesorios Trussardi realizó este video para celebrar su 40º aniversario. Estuvo dirigido por James Lima en colaboración con la ilustradora japonesa Yuko Shimizu. Una tranquila noche es interrumpida cuando un conejo baja de las estrellas y despierta al galgo que vive en el interior de la tienda Trussardi. El can persigue al pequeño animal por las históricas plazas de Milán hasta que éste sube de nuevo a la Luna. Las ilustraciones de Shimizu, el guión de Lima y el soundtrack de Tiny Dragons hacen de este video una experiencia encantadora.

26/10/15

Venchi: una heladería de diseño en el corazón de Milano

El verano en Italia se hace más llevadero de dos formas: o con una limonatta helada de San Pellegrino o con un gelatto artigianale. Como la primera es la que suelo optar en la mayoría de las veces, esta vez decidí vivir la experiencia del helado, del cual dicen que en Italia es donde mejor los hacen. Así es como una agobiante tarde de Julio mientras caminaba por la Vía dei Mercanti, me encontré con Venchi, una Ciocco-gelatteria (choco-heladería) que parecía más una de las lujosas tiendas de Vía Montenapoleone o de la Galería Vittorio Emanuele antes que un negocio dedicado a la venta de helado artesanal y cosas dulces.

Su fachada con puertas doradas, el amplio espacio de diseño, los neones de los carteles y la cuidadosa forma en que exhibían los productos que vendían (caramelos, chocolates, bombones y otros productos dulces típicos de la Lombardía) me tentaron a entrar y hacer mi pedido. Al ver los precios de los helados (arrancaban en 5 euros una tacita minúscula y de allí la lista llegaba a los 50 euros del kilo) me hizo dar cuenta de porqué allí no había clientes y en la heladería de enfrente la fila salía del negocio y ocupaba casi media cuadra. Pero la duda y la curiosidad pudieron más y decidí invertir en una tacita de tamaño medio que me permitía probar tres gustos (Pictacchio, cioccolatto nero e cioccolattobianco). 

25/10/15

Postales de viaje: El electricista del Duomo


En todos los viajes existen imágenes que se nos quedan prendidas en la retina. A veces es un paisaje, a veces personajes, a veces situaciones, obras de arte o monumentos. Lo cierto es que estas imágenes, a veces insignificantes, nos hacen reflexionar acerca de la realidad que se nos pone delante y nos invita a cambiar la percepción. Con esta primera entrega doy comienzo a esta nueva sección del Blog. ¿Que les sugiere "El electricista del Duomo"? En apariencias su función es sencillamente la de cambiar los focos y las luces de la Plaza, pero miren la vista privilegiada que logra al hacer su trabajo. ¿Qué opinan?
  

24/10/15

El Duomo de Milan en 3D

No estaríamos cometiendo un error si dijéramos que el Duomo de Milano "es" Milano. Sería imposible imaginar una visita a la ciudad sin visitarlo ni pasar siquiera por el, ya que al igual que lo que sucede con otros monumentos emblemáticos del viejo continente, se vaya a donde se vaya o cualquiera sea la dirección que se tome dentro del casco urbano, la Catedral exhibe sus agujas, sus esculturas o, si se está muy alejado de ella, su forma triangular tan característica. Sentarse un rato en la plaza que lo secunda permite hacerse una idea exhaustiva de cómo funciona la sociedad milanesa y de aquello que la enorme mole genera en los turistas y curiosos que llegan a ella por primera vez. 

Pero lo cierto es que el Duomo es mucho mas que un emblema de italianidad o la fotografía obligada con la que las guías turísticas ilustran sus tapas. La fascinante historia de su construcción, su milagrosa salvación durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, su carácter como fuente de inspiración para genios del cine como Lucchino Visconti y la enorme cantidad de elementos artísticos que fueron puestos en ella a lo largo de los años, la ubican en la categoría de obra de arte imperdible y digna de descubrirla con detenimiento y atención. 

En la actualidad descubrirlo no es tarea sencilla y exige que le dediquen al menos una hora de observación minuciosa para no perderse ningún detalle de los miles de objetos que la transforman en una verdadera joya arquitectónica (créanme que las 3400 estatuas, 96 gárgolas y cerca de 153 agujas lo merecen).

23/10/15

Galería Vittorio Emanuele de Milán

Milano además de ser una de las ciudades más movidas de Italia forma parte del circuito de moda del viejo continente. Así como sucede con otras capitales importantes  (en Paris por ejemplo están las Galerías Lafayette o en Roma La Rinascente)  Milano cuenta con la Galería Vittorio Emanuele, un espacio dedicado a las grandes marcas y que, además, es  un sitio emblemático dentro del patrimonio de la ciudad. 

Las galerías fueron construidas a fines del S. XIX y tardaron cerca de diez años en erigirla. Su proximidad al Duomo y el hecho de situarla en el corazón de la ciudad, produjo que las diseñaran siguiendo un estilo modernista, lujoso y que denotara idea de prosperidad económica además de buen gusto y refinamiento. Así es como con los años, estas galerías se convirtieron en uno de los sitios favoritos de los milaneses y también de los turistas que, cuando llegan al Duomo, caen rendidos ante la belleza y la magnificiencia de su construcción. 

El edificio en el cual se encuentran ubicadas ocupa casi toda una manzana y, además de comunicar la Piazza del Duomo (entrada de acceso) con el famoso Teatro della Scala (salida) en su interior está integrada por dos cúpulas vidriadas de gran belleza y pisos con baldosones de mármol coloreado y diseñado sobre una base de motivos geométricos que se vuelven una obsesión para los amantes del arte y la arquitectura. Por ello, al igual que sucede con otros edificios y monumentos de Italia (como la Capilla Sixtina, el Vaticano o el mismo Duomo ubicado a pocos metros) es recomendable visitarlo dos veces o bien hacer dos pasadas, una para observar los techos y mamposterías (recargadas y que son un derroche de clasicismo) y otra para observar los diseños de los pisos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails