31/8/15

Piazza Navona: un museo escondido en una plaza

Cada vez que llego a Roma y me dirijo a la encantadora Piazza Navona tengo la sensación de que, quizás, en una próxima visita los italianos cambien de parecer y comiencen a cobrar la entrada para poder visitarla. Si bien mi temor puede parecer un tanto infundado, cuando recorro la decena de obras de arte que se despliegan a lo largo de toda su extensión, caigo en la cuenta de que bien podría ser un museo y que, para que eso suceda, sólo tendrían que delimitar el acceso con un molinete como esos que abundan en los sitios arqueológicos mas famosos o de algunos otros que, sin serlo, optaron por esa modalidad. 

Visitarla les aseguro que no es marcar asistencia en el mapa de imperdibles romanos y, por el contrario, es una experiencia sensorial en todo sentido. Estar en ella es como experimentar varios mundos ya que, a los pocos minutos de haber ingresado en su huracán de sonidos (donde arpas, guitarras y violines interpretan los clásicos de la música mundial) y la explosión de colores que regalan los cuadros y los balcones, se toma conciencia de que es mucho más que una plaza y que, muchas de las situaciones, personajes y experiencias que se viven allí son dignas de un sitio mágico o salidos de la mente de algún novelista con exceso de imaginación.  

Para compartir con ustedes el recorrido dividí la experiencia visual en ejes temáticos, los cuales supongo les puede resultar de gran ayuda para que puedan observar con detenimiento cada uno de los rincones que ella esconde y no se pierdan nada de lo que expondrá frente a sus ojos como quien ofrece un tesoro pocas veces visto.

25/8/15

Guía visual para visitar los Museos Capitolinos de Roma

Los Museos capitolinos de Roma son junto a los Mercados de Trajano y el  Ara Pacis romano los sitios indicados para ver la magnificiencia del arte antiguo clásico (los otros son los Museos Vaticanos pero esos ya no forman parte de los bienes culturales de Roma sino que son patrimonio exclusivo de la iglesia). Por eso, quienes llegan a la ciudad, no deberían dejar de asistir a ellos ya que, en sus interiores, albergan un importante número de obras, muchas de ellas de dimensiones gigantescas (esa era justamente una de las principales cualidades del arte romano, todo se hacía a enormes escalas) y otras realmente icónicas y en ocasiones increíbles.

UN MUSEO QUE SURGIÓ GRACIAS AL REGALO DE UN PAPA

Según cuenta la historia oficial fue en 1471 que el Papa Sixto IV le obsequió al pueblo de Roma algunas esculturas colosales de épocas del imperio con el afán de que los identifique como tales y para que las pudieran conservar mejor que lo que habían estado cuando las descubrió en la zona de Letrán. Sin saberlo, con esa donación, el Papa Sixto estaba constituyendo en el Palacio de los Conservadores del Capitolio el núcleo fundamental sobre el cual se construirían, años más tarde, los Museos Capitolinos. Aquella primera donación estaba integrada por la famosa loba amamantando a los dos niños más famosos de la historia de Roma y la cabeza colosal de Constantino, uno de los verdaderos íconos actuales del museo. 

Casi dos siglos después las obras relacionadas con la historia y la vida imperial comenzaron a sumarse a las piezas obsequiadas por el Papa y así es como se hizo necesario albergarlas bajo la forma de un museo. En paralelo la Iglesia comenzó a deshacerse de muchas obras de arte que consideraba paganas y para preservarlas de la destrucción éstas pasaron a integrar parte de la colección que por entonces todavía se guardaba en el Palacio de los conservadores. Así es como en 1654 se construyó el Palacio Nuevo y allí se logró ubicar a la mayoría de las piezas. La inauguración finalmente se llevó a cabo casi un siglo más tarde, en 1734, y a partir de entonces se transformó en uno de los lugares elegidos por los amantes del arte, coleccionistas e historiadores que lo tomaron como una verdadera base de operaciones dada la importancia de las obras que allí se atesoraban.

18/8/15

Un domingo en el Vaticano


1. 
VOLVER AL VATICANO (ESTA VEZ, CON PAPA ARGENTINO)

A Roma se puede ir mil veces pero hay algunos hábitos que conviene no modificar, ya que, de respetarlos, uno puede encontrarse con algunos cambios que dan cuenta de porqué a lo largo de los años se la dio en llamar "la ciudad eterna". Entre algunos de esos ritualismos casi siempre intento visitar el Vaticano los domingos por la mañana (y de hecho es uno de los pocos consejos que doy cuando me preguntan qué cosas no deben dejar de hacer cuando la visitan) ya que es el día donde mejor se puede apreciar el movimiento de la Basílica de San Pietro debido a la asistencia de los miles de fieles que asisten a ella desde diferentes lugares del mundo, volviéndola una experiencia digna de vivenciar alguna vez en la vida.

Así es como a poco de llegado a Roma, una mañana del agobiante mes de julio crucé el Puente Sant´Angelo, atravesé la magnitud del Castel que tiene el mismo nombre y me encontré frente a la avenida que, colmada de gente, autobuses turísticos y exponentes religiosos de casi todo el planeta me acompañaron en el camino hasta la explanada de la plaza más representativa de la cristiandad. La última vez que había estado en la ciudad (en enero de 2013) la situación de la iglesia era totalmente distinta a la que se vivencia en la actualidad. Por entonces el Vaticano era un sitio más turístico que un centro espiritual y Benedicto XVI, con su apatía y pasado dudoso se sumaba a la crisis de fe y falta de representación que sentían los cristianos, fórmula que inevitablemente se alzaba como la explicación de aquella, en apariencias, irrevocable tendencia.

Cuando en Buenos Aires oí la noticia de su abdicación y la puesta en marcha de un Concilio para elegir al nuevo Papa tuve la sensación de que sea quien sea el que se erigiera como el nuevo representante de la iglesia seguiría inevitablemente el mismo camino, y de a poco me fui haciendo a la idea de que pasarían muchos años hasta que apareciera un verdadero sucesor de Juan Pablo o, mucho mejor, de Juan XXIII, el "Papa bueno" como dió en llamarlo la historia,  al parecer, con razones de sobra. Pero lo cierto es que aquella tarde de abril de 2013 cuando desde la pantalla de la RAI escuché en directo el nombre de Bergoglio (quien por entonces todavía no había declarado su conversión franciscana) tuve la esperanza de que algo podría llegar a cambiar en la iglesia y que, aquella historia imaginada por Nanni Moretti en Habemus Papa demostraba que las utopías podían ser posibles ya que, casi de modo premonitorio, su film se había adelantado a lo que esa tarde sucedió.

9/8/15

Pompeya: el Ave Fénix de la Roma Imperial (2da. parte)

Una vez dentro del recinto y ya habiendo visualizado la urbanización de un modo general lo más aconsejable es comenzar a indagar un poco más en los espacios interiores que ofrece el sitio ya que allí se puede obtener un contacto más directo con los usos, costumbres y sobre todo con la mentalidad de la época, la cual respondía a los cánones ideológicos y culturales del imperio. Una vez visitado el foro, atravesada la Vía de la Abundancia y visitado el Lupanar, les aconsejo que visiten el Granero del Foro, ingresen en la Casa della Fontana Píccola (ésta no es la única que se puede visitar, de hecho las que se suponen más importantes son la Casa de Ceii, dei Vetti, del Poeta trágico y la del fauno, pero no es común encontrarlas abiertas siendo la della Fontana la opción más sencilla y segura) y allí observen los frescos, los templos domésticos, los baños y las termas del Foro, las cuales dan una idea de la magnificencia en la que vivían los habitantes por aquellos años. 

De todos los espacios que se encuentran dentro del sitio arqueológico, el Granero del foro es uno de los más visitados y que merecen una parada especial para apreciar los cientos de objetos que atesora, ya que funciona como un verdadero depósito donde cada una de las piezas se encuentra minuciosamente catalogadas. En los tiempos en que Pompeya era la perla del imperio, este lugar funcionó como mercado de frutas y también de depósito de granos, elemento indispensable para la economía y subsistencia de los habitantes de la ciudad. El acceso al granero no está abierto al público (se encuentra cerrado por una reja a modo de seguridad) pero el excelente modo en que se exhiben los objetos  posibilitan que se los pueda observar y fotografiar sin problemas. 

8/8/15

Pompeya: el Ave Fénix de la Roma Imperial (1era. parte)

Luego de las ruinas de Roma, Pompeya es uno de los sitios del mundo romano mejor conservado y más visitados por el público. A diario, miles de turistas provenientes de diferentes puntos de Italia llegan a la ciudad homónima para intentar  un acercamiento con los objetos y las imágenes que se conocen a través de documentales o libros de historia pero lo cierto es que, cuando ingresan al recinto arqueológico y comienzan a desandar el mito, descubren algunos de los errores (algunos históricos, otros meramente informativos) que versan sobre ella. 

El primero de los desengaños que sufren muchos viajeros cuando comienzan el viaje por la historia es enterarse que Pompeya jamás fué sepultada por lava volcanica (esa fue Herculano, la otra urbe cercana a ella y que sí recibió directamente la masa de magma incandescente arrojada por la erupción del Vesubio) sino que su enterramiento se debió a la caída - y posterior petrificación- de ceniza volcánica que cayó de manera sostenida durante casi un día hasta cubrirla por completo.

Por eso, antes de comenzar la recorrida virtual que les propongo en este artículo quisiera compartir con ustedes algunos datos históricos que ayudarán a forjarse una idea de la importancia de Pompeya para el mundo romano antiguo y por qué su descubrimiento y posterior revitalización la vuelven una verdadera ave fénix que se alza en medio de las cenizas para mostarnos abiertamente todo su esplendor.

2/8/15

Italia 2015: un viaje cinematográfico

Ya de vuelta en casa las imágenes, recuerdos y sensaciones comienzan a acomodarse para dar paso a la reconstrucción de aquello que se vivió y que se da en llamar "la experiencia del viaje". Cada cronista tiene su propio método para plasmar lo vivido, pero en mi caso, con los años, me dí cuenta de que las fotos son el mejor documento a la hora de definir los temas de los artículos ya que, por su cualidad de disparadoras delimitan cuestiones, clasifican temas y organizan la tarea de desplegar un relato interesante y cargado de experiencias que puedan servir a otros que viajen a esos destinos o bien para encender la llama sagrada del deseo de viajar.

Cuando tuve que contar el viaje anterior repasé minuciosamente la masa fotográfica obtenida en el periplo e intenté encontrar entre ellas algún hilo conductor que las amalgamara ya que, si bien todas están atravesadas por el interés del conocimiento, noté que en varias de ellas se repetían ciertos patrones, elementos o situaciones. Así fue como luego de examinarlas en profundidad llegué a la conclusión de que aquel viaje había estado atravesado en casi todos los destinos por ángeles, esos seres regordetes y enrulados que tanto éxito tuvieron en Europa a lo largo de la historia y que, de modo repetido, se colaron en las pinturas, en los carteles, en graffittis o en esculturas de ciudades tan dispares como Roma, Budapest o Berlín y que, extrañamente, definieron al recorrido, por lo cual creí pertinente titularlo "Un viaje angelado"

Así es como, teniendo en cuenta lo interesante del descubrimiento anterior, al llegar a casa esta vez me puse a observar las las fotos (en éste viaje fueron casi 4500 imágenes tomadas en las 11 ciudades visitadas) y noté clara y rápidamente cual había sido el tópico que caracterizó a este Italia 2015: el cine. Con la aparición de imágenes, de películas, la presencia de actores y actrices venerados cual dioses antiguos, estudios de cine y televisión, historias, libros, bares, sitios notables, festivales, muestras y un sinfín de otros elementos con los que jamás pensé encontrarme y sin embargo, como regalo del viaje, estuvieron allí, dándome la bienvenida o bien esperando a que los descubriera como perlas de galeón. 

De no haber mediado esta presencia de lo cinematográfico les aseguro que el viaje igualmente hubiera valido por sí mismo el mote de cinematográfico (ya lo verán en las crónicas que iré publicando y compartiendo con ustedes) dado que esa fue la sensación que en varias oportunidades tuve: la de estar viviendo literalmente una película. Las crónicas, les anticipo, tendrán mucho de cinematográfico, pero antes me gustaría mostrarles porqué la identidad de este viaje estuvo signada por el mundo del celuloide. Vayamos paso a paso...

1. ROMA: Interior-Día/Noche-Hotel Fontana, Estudios de la RAI y Neorrealismo vario.

La única presencia cinematográfica buscada había sido la de reservar habitación en el Hotel Fontana de Roma, emblema de la ciudad, en el cual había decidido hospedarme ya que quería ver desde adentro cómo era el lugar donde en los dorados años sesenta Fellini, Anita Ekberg y Mastroianni vivieron en él mientras rodaron La Dolce vita, uno de los mayores clásicos del cine italiano. 

La experiencia del Hotel Fontana les aseguro que merece un articulo aparte (y que de hecho lo tendrá), pero lo ubico como hecho original ya que, así fue cronológicamente y por que, a partir de mi estadía allí, un mundo de cine se comenzó a desplegar en cada uno de los lugares por los cuales pasé.

Autorretrato en uno de los espejos del Hotel Fontana

8/3/15

Crónicas de Berlín: El Museo de la DDR

Para los amantes de la historia del siglo XX Berlín es una especie de Disneylandia. De toda Alemania es la ciudad que más patrimonio atesora del período de entreguerras y de todo aquello relacionado con el nazismo y con esas cuatro décadas en las que ofició de princesa del soviet. Pero lo cierto es que si bien hay muchos museos que exhiben las muestras del pasado comunista (el de Checkpoint Charly, el del Muro en Prenzlauer o el moderno Berlin Museum Historiale) si se quiere un acercamiento con el modo en que se vivió el comunismo por aquellos años, la mejor opción es el Museo de la DDR, ubicado frente al Dom y en una de las zonas donde la historia no sólo se evoca sino que, también, se vivencia.

Fiel a las tendencias museológicas actuales el Museo de la DDR de Berlín propone un encuentro con la historia pero dándole al espectador la posibilidad de relacionarse con el patrimonio de aquellos años de un modo interactivo y no como mero espectador de las piezas, tal como sucede en los museos tradicionales creados en el siglo XIX y en los cuales aún se manifiesta el modo anticuarista que por entonces produjo sus fundaciones.

Así es como teniendo en cuenta esa forma novedosa de mostrar la historia el museo muestra en las salas que lo conforman una serie de objetos de diferentes tipologías - aunque todos relacionados con el objetivo de poder reconstruir el modo de vida de los duros años de la DDR- y video-instalaciones que permiten revivir, aunque sea de modo imaginario, algunas de las prácticas que se llevaban a cabo como forma de control tales como interrogatorios, encierros en pequeñas celdas de castigo así como la exhibición de unos audiovisuales donde se experimentan desde la caída de una bomba en un campo hasta los programas para niños que se emitían en simultáneo en todos los países del este europeo que formaban parte del bloque comunista.

22/2/15

Fotorreportaje: La iglesia de Saint-Germain des Prés

Muchos de los turistas que llegan a París creen que Notre Dame es la iglesia más antigua de la ciudad pero no es así. Es la más reconocida y más icónica, sí, pero no por ello la más antigua. Si se quiere asistir a la más antigua habrá que desplazarse al 6to. arrondissement, ese  mismo que tiene el nombre de santo y que no sólo hizo tan famoso hizo al barrio sino que además, en la década del sesenta, fué la escenografía donde se llevó a cabo la representación cultural más grande de Francia y que sirvió de inspiración inagotable para la bohemia y la intelectualidad mundial, ya que, como bien dijo Hemingway: París era una fiesta.

Pero lo cierto es que el ícono más importante del barrio es la Iglesia de Saint-Germain des Prés, la cual, además de ser el corazón del distrito y la más antigua, guarda en sí misma una rica historia y un buen número de obras de arte que la vuelven una de las iglesias más interesantes para descubrir cuando se quiere visitar las joyas arquitectónicas que legó el cristianismo en el viejo mundo.

1. 
SAINT-GERMAIN: UNA IGLESIA CON UNA HISTORIA CONVULSIONADA

Si se pudiera comparar a los grandes edificios o monumentos con las personas no caben dudas de que habría que hablar de ella como una anciana que supo sobreponerse con sorprendente dignidad a los cientos de embates que sufrió desde el siglo VI (cuando se mandó a construir por un rey merovingio para que funcionara como sepulcro real y fuera consagrada por el Obispo Germain) hasta casi entrado el siglo XIX, cuando comenzaron las tareas de restauración y mantenimiento.

7/2/15

Destino 2015: Un mese sotto il cielo di un estate italiana

Un nuevo año comenzó y con él los preparativos para el destino elegido esta ocasión: una recorrida por la península itálica en pleno verano. Quienes son lectores del blog saben que la mayoría de los viajes a Europa que hice fueron en invierno, un poco obligado por cuestiones de tiempos laborales y otro poco (mucho en realidad) por que creo que es en esa estación cuando el viejo continente se muestra mucho más ensoñador de lo que ya de por sí es. Hasta ahora sólo había tenido una experiencia de verano, hace diez años, cuando recorrí la península ibérica de norte a sur. Lo cierto es que no me desagradó para nada viajar en esa época pero sí sufrí mucho los vaivenes climáticos de España que oscilan entre los 15 grados de Bilbao a los casi 50 de Sevilla, donde la sensación que se tiene es literalmente estar en África.

La elección de visitar Italia en ese momento del año no tuvo mucho que ver con cuestiones climáticas (aunque sí con compromisos que me alejaban de poder viajar en invierno, tal como a mi me gusta) y todo cerró casi de modo mágico cuando conseguí un vuelo directo a Roma por Alitalia a un precio más que razonable para esas fechas. 

La idea de recorrer sólo Italia era una posibilidad que nunca dejó de resonarme en cada uno de los viajes que hice a Roma y este año pensé que era una buena opción para conocer más en profundidad las maravillas que el país tiene para ofrecer y optimizar los tiempos ya que al ser tan cortas las distancias entre ciudades se puede tener un mayor aprovechamiento del tiempo sin extenuarse como cuando se cambia de país dentro del continente ya que obligan a estar en un aeropuerto y en situación de vuelo cada tres o cuatro días. 

El plan de este año será recorrer la bota partiendo desde Roma y visitando algunos de los destinos más emblemáticos del territorio. El medio elegido será el tren (en esta oportunidad cambiaré los vuelos de bajo costo por los comodísimos vagones de Tren Italia y Freccia rossa que ofrecen las más bellas vistas de los paisajes italianos). En todo el trayecto sólo haré un destino internacional que será Madrid ya que este año se cumplen diez años de mi último viaje a España y, al igual que Roma, aquella es una de mis casas del corazón y con la que siempre se sueña un arribo. Les comparto en fotos los destinos que implicarán este Estate italiana 2015... por ahora este adelanto con fotos prestadas de la red... pero si esperan unos meses, en junio verán las que vaya haciendo en vivo y en directo.

5/2/15

MDQ 2015: la renovación de un amor eterno

Un año nuevo comenzó (increíblemente ya pasó el primer mes sin que nos diéramos cuenta casi) y caigo en la cuenta que, como hace algunos años ya, el primer posteo está dedicado a Mar del Plata, dado que es el primer viaje que inaugura los que luego vendrán a lo largo del año. Pero en este viaje, además de visitar la ciudad casi como un mahometano que peregrina a la Meca con frecuencia, me encontré tomando conciencia de algunos elementos, cualidades y condiciones que hacen no sólo sentirme como en casa sino, también, me lleven a catalogarla como la ciudad más hospitalaria, generosa y ecléctica que he conocido (y esto dicho sin ningún atisbo de nacionalismo, del cual carezco, al menos cuando de conocer ciudades y viajar se trata).

Por eso es que recién llegado de la perla atlántica (nunca es suficiente la cantidad de días que uno planee, siempre es poco) quiero compartir con ustedes algunas imágenes, anécdotas y recomendaciones para que las tengan en cuenta cuando planeen un viaje a "La Feliz" ya que muchas de ellas suelen no estar en los circuitos tradicionales y suelen pasar desapercibidas. Para que no se les haga muy tediosa la lectura decidí dividir el post en diferentes partes, una que habla del aspecto urbano y otro que hace foco en algunas de las maravillosas playas que tiene a lo largo de todo el cordón costero que va desde La Perla - en la entrada de la ciudad- hasta el Puerto con el Cristo redentor y sus brazos abiertos, verdadera metáfora de la ciudad.

18/1/15

Rincones de Buenos Aires: El Fortín de Monte Castro

Con este posteo inauguro la nueva sección del 2015 dedicada a espacios de nuestra querida Buenos Aires que muchas veces pasan inadvertidos y que bien valen la pena conocer. La primera recomendación arranca con la Pizzería El Fortín, ubicada en la intersección de Alvarez Jonte y Avenida Lope de Vega en el Barrio porteño de Monte Castro (o Floresta, para muchos). El consejo para conocerla se basa en que no sólo se van a encontrar con una clásica pizzería sino también con un lugar que, dadas sus características edilicias, decorativas y costumbristas, la vuelven un verdadero ícono porteño (de hecho, desde hace algunos años ya, la legislatura porteña decidió incorporarla al listado de sitios de interés cultural).

Si deciden ir a degustar la variedad de pizzas que ofrecen (en su mayoría al molde y hechas al mejor estilo de las que se hacían antaño - léase con mucha muzzarella y recargada de ingredientes-) deberán armarse de un poco de paciencia ya que el lugar suele estar atestado de gente (consecuencia lógica de la relación calidad-precio). Al llegar, los mozos les entregarán un número e irán llamando a la multitud que se agolpa en la esquina según se vayan desocupando las mesas. Si bien dada la cantidad de público no es recomendable hacer una larga sobremesa, probar la pizza de El Fortín bien vale una visita y la charla la pueden prolongar en algunos de los cafés que hay alrededor de la zona ya que es un barrio con amplia oferta gastronómica y de tragos.

Así que ya saben, si quieren comer pizza como las que hacían las abuelas (y sin temor al complejo de culpa) no duden en acercarse a esta clásica esquina donde además de comer abundante y a buen precio vivirán el espíritu porteño rodeados de coloridos fileteados, olor a masa recién horneada y un bullicio digno de cualquier película italiana de los años 60.

Más información:

Pizzería El Fortín
Alvarez Jonte y Lope de Vega (Monte Castro)
Tel; 4566-8279
Ver fotos en la Guía Óleo

9/1/15

Salta hace una década: un viaje con sincrodestino

Justo cuando empezaba el año y preparaba el próximo viaje (para el cual falta casi un semestre) comencé a pensar sobre que iba a a tratar el primer posteo del año. En primer lugar quiero saludarlos y desearles a cada uno de los lectores que tengan el mejor año de sus vidas y en lo personal agradecerles por estar ahí desde el 2003 apoyando, comentando, leyendo y haciendo que el viejo oficio de contar renueve día a día los votos para seguir vivo. Mientras hacía todo eso y la idea del primer posteo no llegaba - Síndrome de la página en blanco se llama en periodismo- casualmente (¿O causalmente?) un amigo entrañable que conocí hace diez años en un inolvidable viaje a Salta, me comparte en Facebook una serie de fotos sacadas en la ocasión de un rafting que hicimos en el Río San Lorenzo (al parecer uno no tan fácil para comenzar en ese deporte) y que por una razón u otra, vaya uno a saber, jamás habían salido de su computadora y hoy lo hacían.

Apenas las ví mi mente viajó una década atrás y me vi arriba de aquel gomón saltando, remando (bueh... o revoleando el remo haciendo que remaba), tragando agua y mirando fijamente al chaleco salvavidas que tenía en el pecho ya que, confieso en este momento, no sé nadar y le tengo un poco de pánico a la inmersión en aguas profundas.Ustedes se preguntarán qué hacía entonces yo arriba de aquel gomón si no sabía (y no sé aún) nadar, si le tenía miedo al agua y sabía que no la iba a pasar bien en aquella especie de montaña rusa acuática. Y la respuesta es muy simple: estaba ahí arriba por que Claudia y Adrián también estaban ahí arriba. Y acá es donde viene el fundido a negro como en las películas y aparece en leyenda sobre una margen de la pantalla los nombres: Claudia y Adrián. La historia es algo así (para no hacerla tan larga): corría el año 2005, apenas estábamos saliendo de la crisis y los costos no daban para salir al exterior. Como buen viajero al que ningún viento le tumba la vela decidí no vivir la situación como un drama y me largué a viajar por nuestro país, el cual sabía que no me iba a defraudar y que bien valía la pena conocer si quería luego hablar de aquello que vería afuera.

Así es como con poco dinero pero muchas ganas de viajar compré un pasaje en micro a Salta. Una vez allí (después de casi un día de viaje) me fui caminando hasta el Backpaker ubicado a unas pocas de la catedral,ya que, según  me habían dicho ahí era donde estaba la movida de los viajeros. Al llegar hice el check-in y vi a una chica (Claudia) sentada en uno de los sillones de la entrada, ya que hacía poco que había hecho su ingreso. Nos pusimos a hablar y los dos nos contamos que éramos de Buenos Aires y ahí nos dimos cuenta de que viajábamos solos. A los pocos minutos de estar hablando llegó un chico con mochila y nos miró. Hizo su check-in y en menos de lo que pudimos percibir se había sumado a la conversación y caímos en la cuenta de que, los que primero eran dos viajeros solos, ahora sumaban un tercero. Lo que vino de allí en mas se puede resumir así: una semana de excursiones, desayunos, almuerzos, meriendas, cenas y mates "todo juntos". Nunca antes me había reído tanto en un viaje y jamás me volví a reir como lo hice con ellos dos. Compartíamos el dia y las actividades desde que nos levantábamos hasta que nos íbamos a la cama, bien tarde, con las payadas, las zambas y las tonadas que cantaban en el patio los huéspedes del hostel.

26/9/14

Comer y beber en Praga: un viaje paralelo

De todos los países de Europa, los del este son los más complicados a la hora de comer. Debido a que la mayor parte de los que viajamos desde esta parte del mundo descendemos de inmigrantes italianos, españoles, franceses y en menor cantidad de otros países (en mi caso, de polacos) la propuesta gastronómica de los países del este puede significar una grata sorpresa o transformarse en una verdadera tortura, ya que muchos de los ingredientes o combinaciones que usan para preparar los platos pueden resultar letales para paladares tradicionales o no acostumbrados a ese tipo de sabores.

Pero lo cierto es que cuando se habla de gastronomía la oferta es muy amplia y abarca no sólo comida sino también bebidas (alcohólicas en todas sus formas) e incluso aquellas que están globalizadas en todo el mundo (como café, té o aguas) aunque claro está, con un toque diferente en cada uno de los lugares en los que se las consume. En este posteo quiero compartir con ustedes algunos de los sitios que pueden tener en cuenta a la hora de disponerse a comer o beber en la maravillosa ciudad de Praga, la cual tiene en su haber una oferta muy amplia y a la que se le dedica un lugar de privilegio en casi todas las guías de turismo.

15/9/14

Alto en la Torre: Praga desde arriba

Praga ofrece muchas cúpulas y zonas altas desde las cuales se pueden disfrutar buenas vistas, pero hay una, la de la Torre del Ayuntamiento, que es la elegida por la mayoría de los turistas ya que no sólo es una de las mayor altura sino por que permite visualizar los monumentos más emblemáticos y representativos de la zona de Stere Mesto. 

El edificio del Ayuntamiento se encuentra pegado al famoso Reloj Astronómico y es, además, el lugar donde se alberga la oficina turística más importante de la ciudad. Para ascender hasta el punto más alto de la torre se accede a través de unas amplias y empinadas escaleras (les aviso por si no están en un buen estado físico, ya que se pueden tornar un castigo) previo paso por un elevador que los sube un par de pisos hasta el acceso a ellas. Una vez allí comienza la marcha hasta llegar a los balcones enrejados desde los cuales se ven las maravillosas e increíbles vistas.

Pero ustedes se preguntarán ¿Qué se ve desde arriba?... Míren:

La Catedral del Tyn y la torre que la circunda en la cual hay una muestra permanente de Dalí y Mucha

12/9/14

Qué ver y comprar en Praga


Si se hiciera un ránking de capitales europeas con mayor cantidad de souvenirs creo que Praga pelearía su lugar en el Top five junto a otras como Roma, Paris, Londres o Madrid. Desde que se abrió al mundo capitalista, la ciudad vió en los diferentes souvenirs para turistas una verdadera e importante fuente de ingresos, logrando hacer de ellos, toda una industria. Pero les aseguro que en Praga, además de aquellos recuerdos "oficiales" se pueden adquirir otra infinidad de objetos o artículos que pueden transformarse en regalos o recuerdos tanto para quien estuvo allí como para quienes aún no han estado.

En este posteo compartiré con ustedes algunos de los miles de objetos que pueden comprar en la capital checa. Seguramente, cuando vayan, verán muchísimos más, acordes a sus gustos, preferencias o aficiones, pero me parece interesante que vean cuál es la oferta que existe ya que, les brindará la posibilidad de hacer el listado de regalos de antemano (y no traerle a alguien alguno que no sea de su agrado), además de saber con qué presupuesto deberán contar y no quedarse con las ganas de comprar aquello que encuentren como incunable y quieran traerse consigo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails