23/7/10

Parlamento rumano: el ícono de un pasado no tan lejano

Los edificios de Bucarest llaman la atención por lo descuidados y desprolijos que se encuentran. Derroídos, cargados de humedad, antiguos y vetustos, todos ellos se exhiben ante los ojos del recién llegado como el vestigio de una época que ya fue, o mejor dicho, que nunca fue, aunque alguna vez los rumanos creyeron que sí (tanto que en épocas de Nicolae Ceauceascu, Bucarest simuló vivir una fiesta, casi parecida –aunque no tanto- a la que contaba Hemingway que se vivió en París en la década del 50).


Lo cierto es que una muestra de esa aparente fiesta (y una excepción dentro del marasmo de fachadas color sepia que abundan en el centro de la ciudad) es sin duda el omnipresente y casi hiperrealista edificio que durante los años del régimen soviético, albergó el ala completa del comando que acompañaba al por entonces dictador rumano y que hoy, lejos de las luminarias y las reuniones masivas, funciona como la sede del actual parlamento rumano.

Quienes se acercan a él en busca de alguna señal del comunismo reciente, se encuentran con que la magnificencia de la construcción obliga a alejarse hasta unos 300 metros para poder apreciarlo en su totalidad, ya que es tan gigantesco que no se lo puede observar de manera completa cuando se para frente a él.

Más allá de la mole que representa este edificio para la idiosincrasia rumana, hoy se encuentra habilitado sólo en una cuarta parte, siendo esa la que tiene cuenta con energía eléctrica, agua corriente e incluso gas. El hecho de que hoy sólo un ala funcione como sede del parlamento, obedece a que el estado no puede hacer frente al gasto que implica mantener en pie semejante estructura, al menos no del mismo modo como cuando funcionaba el KOMINTERN completo, el cual llegó a reclutar en los años de apogeo del régimen cerca de 1.000.000 de empleados públicos que día a día poblaban sus oficinas y pasillos.

El Parlamento es uno de los monumentos más importantes que hay que visitar cuando se planea una estadía en Bucarest. Él representa la muestra más acabada del control y la rigidez en el que fue sostenido el régimen comunista durante el gobierno de Ceauceascu y, además, invita a la reflexión, ya que con el avance del capitalismo y la inminente inclusión de Rumania dentro del bloque de la Comunidad europea, hoy ha pasado a ser el fantasma de un pasado tortuoso para algunos e idealizado por otros, al punto tal de provocar una división social marcadamente significativa.

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails