22/7/07

Templo del Pocito: una perla del barroco mexicano

De todas las capillas y templos que conforman el complejo dedicado a la Virgen de Guadalupe, el del Pocito es el que más sobresale no sólo por su singular belleza sino también por su importancia histórica. Construido en el siglo XVII bajo la influencia del barroco hispánico, en él se pueden ver los elementos característicos de este prolífico movimiento (cantidad exagerada de ventanales en las cúpulas, ojivales y ventanas con formas excéntricas y el minucioso trabajo pictórico y escultórico que decoran su interior).

Según cuenta la tradición, en el mismo lugar en el que hoy se encuentra el templo, fue el sitio en el cual hizo su cuarta y última aparición la Virgen de Guadalupe. Incluso, algunos aseguran que el nombre del Pocito obedece a que en el espacio sobre el cual se posó la Virgen no era otro que un pozo de agua, al que muchos le han atribuído la capacidad de que ofertaba aguas curativas para los peregrinos que llegaban hasta allí, provenientes de los cuatro puntos cardinales del país.

Nicolás Pasiecznik©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails