13/10/11

¿Tomar un café en Italia?: Infórmese primero.


Italia es uno de los países más generosos a la hora de ofrecer maravillosos destinos. Verdadero germen de la cultura occidental y muestrario de las más altas manifestaciones en la historia de la humanidad, desde siempre ha sido uno de los sitios que encabeza el ranking de turismo mundial.

Pero lo cierto es que, por más bondades turísticas que tenga, ningún país es totalmente perfecto y cuando se trata de algo tan simple y sencillo como sentarse en un bar a disfrutar de un café, el país de Rómulo y Remo puede convertirse en uno de los lugares menos amigables del globo, si a la hora de ordenar el pedido se desconocen ciertas costumbres de los italianos y determinados vocablos.

Por ejemplo, en cualquier bar, es lo mismo pedirle al camarero un café a secas que un Espresso. Él comprenderá de ambas formas que lo que usted quiere es un café simple, de máquina, algo fuerte y servido en una taza pequeña. Ahora bien, el nombre variará de acuerdo al tamaño que usted quiera tomar, ya que al café pequeño se lo llama ristretto, al doble doppio y al que se sirve en vaso largo (tipo aperitivo) lo denominan lungo.

En cambio, si lo que usted desea tomar es un capuchino, entonces deberá pagar un suplemento, ya que esta variedad está considerada como café especial, por ende más cara. Pero como éste es el más pedido por los italianos, en las grandes ciudades, si se consumen en cantidad, siempre obsequian uno de regalo, aunque el número de consumiciones obligatorias varía según las bondades de la casa (en un bar de Roma he visto a un hombre tomarse nueve capuchinos para recibir el décimo sin cargo).

Otra denominación para tener en cuenta, es para el caso en que al café lo prefiera con leche o no (con o senza latte) ya que si se desea con unas gotas de leche será un macchiato o caffelatte (café con leche) si se prepara con ambas bebidas en partes iguales. Si alguna persona por cuestiones de salud no quiere tomar un café común, entonces podrá pedir un deccaffeinato aunque no es muy fácil encontrarlo ya que son muy pocos los que lo solicitan y en algunos sitios alejados de las grandes ciudades es raro encontrarlo en las cartas.

Suponiendo que usted sea de esas personas que se aburren fácilmente de las formas tradicionales de tomar café, entonces Italia es un buen país para que experimente con nuevas propuestas. Una de ellas es el correto, que es un café expreso pequeño, con un agregado de cognac, grapa o Fernet y que muchas personas suelen tomarlo sobre todo en invierno, para sobrellevar los efectos del frio. En cambio en verano, algunos suelen pedir un caffe freddo que es un espresso simple, con azúcar y con dos hielos.

En el sur de Italia (en Sicilia o la Puglia), los parroquianos de los bares, debido a las altas temperaturas que se registran en verano, suelen pedir una granita (café granizado). También en algunas tabernas de Nápoles, se suele desayunar una granita con agregado de crema (granita alla panna) acompañada de una brioche o un croissant.

Recuerde también que en Italia, a diferencia de otros países, el precio del café variará según se lo tome de pie (caffé in piedi) o sentado en una mesa (caffé al távolo).

Así que si tiene pensado viajar a algún destino de Italia,le recomendamos que tenga en cuenta estos consejos y recuerde algunos nombres de las distintas variedades que le ofrecimos en esta guía, y verá que bien se entenderá con el camarero a la hora de ordenar su pedido. Le aseguramos que la experiencia de disfrutar de un café en Roma, Venecia o Florencia, rodeado de esculturas, iglesias o vaporettos será uno de los recuerdos más placenteros del viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails