19/12/11

El Indignado: personaje del 2011




Así como el 2001 significó el gran año del cambio (o al menos fue donde se dio el primer gran cimbronazo que nos hizo caer en la cuenta de que la modernidad había llegado) este 2011 no parece quedarse atrás, al menos en lo que respecta a movilizaciones y manifestaciones de descontento popular.

Asombra enormemente cuando se analiza la primera década del siglo veintiuno y se ve que han sido más los aspectos que indican un retroceso antes que una evolución. Con el mundo inmerso en una de las peores crisis de la historia, con una Europa que maquilló hasta donde pudo el aniquilamiento de sus democracias (a manos de las “bancocracias”),con pueblos sometidos hasta el hartazgo y que, gracias a las redes sociales, un día descubrieron el valor de la palabras “derecho”, “libertad” y “autodeterminación”, asistimos a la novedad de que la revista Time eligió, como personaje del año, nada más y nada menos que a la figura del indignado.

Con diversos motivos de protesta (por ejemplo está claro que no es el mismo reclamo de los egipcios en la Plaza Tahir al de los indignados de la Puerta del Sol) y con objetivos dispares, en casi todo el globo este año aparecieron ciudadanos con espíritu de cambio y que se dieron cuenta de que, en este nuevo milenio que comienza, sino protestan por lo que creen justo (y lo que creen también injusto) acabarán siendo devorados por el perverso sistema que los ubicó en la actual posición de desigualdad y que los obligó a buscar a través de la protesta o la rebelión un modo legítimo para hacer valer sus derechos.

Es por eso que el mapa actual indica que tanto en la Europa que va desde Madrid a Atenas (pasando por Roma, algunas ciudades de Alemania donde los índices de desocupación crecen y los de marginalidad en iguales proporciones) así como en la aparentemente infalible Nueva York post-Bush, el famoso primer mundo que alcanzó su máximo punto de perfección en la primera década del nuevo siglo, hoy equipara hacia abajo y se nivela entre sí por la cantidad de indignados que salen a las calles a gritar que otra forma de vida debe ser posible.

El 2012 será un año de toma de decisiones y de importantes cambios a nivel sociopolítico. Las principales naciones del norte de África deberán reacomodar sus políticas y decidir qué formas de gobierno adoptarán y quiénes serán sus gobernantes. España afronta un negro panorama económico sumado al viraje hacia la derecha luego de las elecciones. A Italia parece no esperarle un destino muy diferente y la pobre Grecia, diezmada y asfixiada por el voraz imperio de la Comunidad Europea quizás estalle en mil pedazos y quede aislada del mundo que alguna vez le prometieron seguro y con las cuentas en regla.

Los indignados llegaron para quedarse. Y al parecer, será por un buen tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails