12/2/12

Virgin Megastore: el templo de la música

A pocos pasos del Arco de Triunfo y sobre la bulliciosa Avenida de Champs Elysees, se encuentra el Virgin Megastore, un lugar de culto para los amantes de la música, la literatura y el buen cine. Así como en otros lugares del mundo los Planet Hollywood significan un punto inevitable de visita para aquellos turistas amantes de la cultura Fast food (puesto que allí se suele homenajear a los personajes más populares) los Virgin Megastore – y en especial el de París- son como los templos donde se pueden encontrar, además de los discos, libros y películas de moda, un sinfín de artículos de las más variadas categorías y que son de difícil comercialización o difusión en otro lugares del mundo.

En París la visita a un Virgin es tan recomendable como la del circuito de museos tradicionales, un paseo en Bateaux-bus o una caminata a lo largo del Sena mirando los Bouquinistes (puestitos de libros antiguos que venden libros usados, fotos, pinturas y postales) y la gente que por allí merodea.

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de comenzar una recorrida por el Virgin, es disponer ampliamente de tiempo. El tiempo es fundamental en una visita, ya que al tener tres pisos (y de una circunferencia considerable) y estar atestado de material, es muy fácil que uno no pueda creer la hora que es cuando salga, teniendo en cuenta la que entró.

En la planta baja del edificio se encuentra el sector de Literatura y la línea de cajas (que viven llenas de gente, con colas kilométricas, aunque son muy eficientes y rápidas). En cuanto a los libros que se consiguen los hay de todos los géneros y temáticas, y la gran mayoría están en francés. Si bien esto para los que no son francófonos puede resultar un problema, es algo con lo que hay que convivir, puesto que los franceses cuidan excesivamente su lengua y es en el ámbito de la mercancía cultural donde más propicio encuentran el terreno.

Para quienes deseen adquirir libros en inglés o español, lamentablemente, el Virgin no es un sitio indicado, ya que deberán recurrir a librerías especializadas en esos idiomas, las cuales se encuentran por lo general en lugares alejados del centro. Un consejo para aquellos que no hablen francés y quieran hacerse de algunos de los excéntricos ejemplares que allí se ofrecen, es que busquen libros visuales (como los de arte, pintura, fotografía) ya que allí casi no hay texto y prima la imagen. El precio de los libros oscila entre los 5 y 40 euros, dependiendo la calidad y el tamaño de los mismos.


El primer piso está dedicado al mundo del cine y allí se encuentran desde los últimos estrenos hasta las versiones remasterizadas de las grandes obras de la cinematografía mundial, con un marcado énfasis en aquellas de producción nacional. Así es como los cinéfilos se verán sorprendidos frente a las seductoras ediciones de lujo de clásicos desde los cortos de los Lumiére o Mellies, pasando por los de la Nouvelle Vague o de los grandes actores de la escena nacional. El precio de los DVD (que ya están en lento retroceso, en claro detrimento de la aparición del Blu-Ray) oscila entre los 5 y los 20 euros.

En el segundo piso es donde se atesora lo mejor de la música mundial y donde, es muy probable, que pasen la mayor parte del tiempo de la visita. El piso entero de forma circular se encuentra dividido por sectores según idiomas (los hay desde los más tradicionales hasta otros tan desconocidos como exóticos) y géneros (tantos y de tan fina clasificación que marean) para que los clientes puedan encontrar de forma más rápida y ordenada aquello que buscan, aunque eso rara vez suceda.

Allí mismo es muy común encontrar una sección dedicada a DVD y Blu-Ray musicales, que se encuentran apartados del resto de las piezas cinematográfica. Los amantes de la ópera encontrarán allí la colección completa de óperas editadas por el sello Deutsche Grammophon e incluso algunas otras de sellos nativos que por cuestiones de exclusividad, jamás salieron del país.

Mi compra fue ésta:


Edición de lujo (Disco + DVD) del Unplugged que diera Catherine Ringer, cantante del grupo pop Les Rita Mitsouko, emblema de la música francesa de la década del 80. El concierto se grabó en la Cigale de París y conmemora los veinte años de la creación del grupo. Precio: 7 Euros.




Mathieu Chedid ("M") es el cantante pop más popular y prometedor del momento. Desde que apareció en la escena musical de su país se hizo conocido en varios países de Europa aunque no lamentablemente en América latina ni EEUU. Ya lleva grabados varios discos y puso la banda de sonido para varias películas (entre las que sobresalen Las Trillizas de Belleville y Le Monster de Paris).

Stacey Kent, por el contrario, es una nueva estrella de la canción femenina internacional y que, con el disco "Raccontez-Moi", incursionó en las baladas en francés además de algunos clásicos de la canción internacional, como el caso del eternamente versionado "Aguas de Marzo" de Tom Jobim.

Los tres son una excelente recomendación para aquellos que quieran traerse de recuerdo lo último de la música francesa. (Ninguno de ellos están editados en Argentina y realmente valen la pena).

Precio de los CDs de Mathieu Chedid: 13+7+7 euros
Precio del CD de Stacey Kent:15 euros 


Consultar Virgin Megastore online
Enhanced by Zemanta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails