13/2/13

Chiado em branco e preto

La Rúa Garret, arteria  principal del Chiado con la clásica terraza del Café Brasileira
    
     1.  Las casualidades no existen ( y si existen, son en blanco y negro)

Cada vez me convenzo más de que las casualidades no existen. Ya les conté en un posteo anterior que este último viaje que hice tuvo características angeladas, además de haber estado plagado de seres con alas. Es muy cierto también que, el gran ángel que se alzó como uno de las muestras más interesantes del periplo no fue otro que el que encabeza la Torre de la Victoria en Berlín, y que sirvió de excusa a Wim Wenders para contar la encantadora historia de Las Alas del deseo.

Pero lo cierto es que a Wenders no sólo lo tuve presente en Berlín con sus ángeles inconformistas y sus trapecistas oscuros, sino que, además, al llegar a Lisboa me fue imposible no evocar su presencia y compartir su particular mirada de Historias de Lisboa (donde deambula por la ciudad haciendo uso de su amor por el séptimo arte) o de El estado de las cosas, en la cual eligió el blanco y negro como el medio de expresión más idóneo para plasmar estados de ánimo, sensaciones y sentimientos.

Así es como al regresar a Buenos Aires inmensa fue mi sorpresa cuando me enteré de que la Sala Lugones del Teatro San Martin preparaba un ciclo dedicado al gran Wim Wenders, y entre la decena de films que habían programado, casualmente, estaban aquellos que tanto me influenciaron en el modo de ver las ciudades por las que anduve durante todo un mes.

Es por eso que para comenzar a contar Lisboa lo voy a hacer por el Chiado, barrio donde me hospedé y que gracias a sus calles, su gente, su movida y la ginjinha que noche tras noche tomé en el Café Brasileira, terminé adoptando como mi lugar mientras duró la estadía en la ciudad. Y como finalmente me convencí de que las casualidades no existen, para contarlo, voy a apelar al “modo Wenders” (o sea, a través de imágenes en blanco y negro, por que creo que no hay otra forma de poder expresar todo lo que ese sitio representa)


Los tejados del Chiado es uno de los tantos iconos por los que se reconoce a la ciudad

2. Amor a primera vista

Cuando el taxi se perdió en el ajetreo de las grandes avenidas tuve la impresión de que Lisboa sería una ciudad con demasiado movimiento y repleta de gente, pero a medida que el auto empezó a recorrer las callejuelas que subían y bajaban incesantemente, todo lo que se me presentó ante los ojos me produjo un estado de encantamiento casi instantáneo. Y para cuando el chofer frenó, justo enfrente de la antigua Livraria Bertrand, sentí que Lisboa se me había convertido en un nuevo lugar en el mundo.

El tiempo pareció ponerse automáticamente en modo "slowly" y la gente, que caminaba tranquila por los empedrados impolutos de la Rua Garret me hicieron sentir no sólo que había ingresado en otra realidad sino que la ciudad era tanto o más de lo que había escuchado por boca de otros viajeros.

Casualmente el hotel donde me hospedé se llamaba Borges, y como si con esa casualidad no alcanzara, pegado a él se encontraba el famoso café Brasileira con la estatua de Fernando Pessoa sentado inmóvil esperando a que aparezca un transeúnte con ganas de fotografiarse junto a él y que lo sacara del estado de soledad que denotaba la silla vacía ubicada a su lado.

 Frente al hotel descubrí una antigua casa de ropa de estilo modernista, que había visto en miles de fotografías de la ciudad y que atesoraba desde principios de siglo XX una leyenda dorada que rezaba París em Lisboa, todo un símbolo vivo de lo que había sido la ciudad por entonces. No podría haber elegido mejor lugar para hospedarme. El día arrancaba frío pero soleado, y mis ganas de conocer la ciudad eran proporcionales a la cantidad de sitios que había planificado visitar.


En el avión había estado leyendo un poco acerca de las características del Chiado, ya que como iba a ser el sitio donde más tiempo pasaría, venía bien recabar datos sobre él. Según cuentan los historiadores, hay diferentes versiones acerca del origen de su nombre. Unos dicen que obedece al ruido que hacían las ruedas de los carros antiguos que pasaban por sobre el empedrado, y otros, más amigos de la idea de que el barrio fue uno de los espacios más bohemios y culturales de la ciudad lo atribuyen a un homenaje a Joao Almeida Garret, escritor que dió nombre a la Rua Garret y que esta considerada la principal arteria del barrio.

Pero la historia del Chiado no está formada sólo por interpretaciones románticas o un pasado de poetas. En el año 1988 la zona sufrió un voraz incendio  que comenzó en una tienda de la Rúa do Carmo y se propagó a otros edificios aledaños produciendo una gran destrucción en el perímetro que lo conforma. Desde entonces se realizaron importantes trabajos de reconstrucción que lograron restaurar gran parte de las pérdidas ocasionadas al importante patrimonio arquitectónico que allí descansa.

La Rúa Áurea comunica el Chiado con la Rúa Augusta, calle peatonal que desemboca en el Atlántico 

Tienda de Sousa, actualmente en funcionamiento, bajo el nombre de "Paris em Lisboa"
3. Chiado de noche



La noite en Lisboa invita a bohemia, la bohemia al fado y quien comprende el fado puede considerarse digno de haber descubierto la esencia de los portugueses. Es por eso que cuando la noche cae sobre el Chiado y se encienden las luces, sus calles empedradas y su veredas con diseños circulares en blanco y negro adquieren una estética digna de una pintura impresionista, musicalizada por el canto de algun o alguna fadista de las tantas que se encuentran en las casas de fado por las que pasan  a diario quienes intentan un acercamiento con lo más típico de la ciudad.

A mi vuelta mucho me preguntaron acerca de ese género musical tan típico de los lisboetas y me fué muy difícil explicarles el sentido, puesto que no se trata sólo de un estilo musical ni de una simple muestra folklórica. Así es como luego de mucho pensar y darle vueltas al asunto (casualmente, una vez más) recordé una frase de Jorge Luis Borges cuando fue interrogado acerca de qué era para él el tango; a lo que respondió sencilla y genialmente "Es un sentimiento que se baila". Por eso, parafraseando a Borges, llegué a la conclusión de que el fado es un "Sentimiento que se canta".

Hay momentos impagables en los viajes, éste fue uno de ellos (para los que no saben francés, el cartel de la tienda reza: "La felicidad de las mujeres")

Artistas callejeros, pintores y jóvenes deambulan en la noche del Chiado haciendo del lugar una experiencia única

Fernando Pessoa oficia de guardián del Café Brasileira, sitio donde pasó parte de su vida y se resigna a abandonar

La fachada del Café Brasileira es en sí misma una muestra del vanguardismo lisboeta

Todo el Chiado en sí mismo es una gran muestra de arte. El pasado y el presente conviven de un modo sincrónico.
Datos útiles para descubrir el Chiado

Ubicación
El Chiado se encuentra en el Bairro Alto y se extiende a lo largo de la Rúa Garret, desde el Elevador de Santa Justa hasta la Plaza do Camoes. 

Medios de transporte
Metro (Estación Baixa/Chiado), tranvías de línea urbana (ver mapa de transportes)

Qué ver
* Elevador de Santa Justa
* Iglesia de Sao Roque
* Iglesia do Carmo
* Teatro Nacional Sao Carlos
* Museu do Chiado

Dónde comer
En la zona hay varios sitios de comida rápida y también restaurantes donde pedir platos típicos. Una buena opción es el patio de comidas del Armazens do Chiado, Shopping de tres plantas que tiene una buena oferta gastronómica, a buenos precios y en los que se puede pagar con todas las tarjetas de crédito.

En cuanto a cafetería, el sitio que bajo ningún punto de vista pueden dejar de ir es el Café Brasileira. Allí les recomiendo tomar cualquier tipo de bebida, acompañada por la típica ginjinha de Porto. Además ofrecen una selecta variedad de pastelería, entre las cuales el bolho y el pastei de nata son las estrellas.

Qué comprar
En esa zona hay muchas casas de moda de diseñadores internacionales, aunque tengan en cuenta que los precios son similares a los de otras ciudades. Si quieren comprar discos, libros o películas a buen precio, el FNAC del Armazens do Chiado es la mejor opción.
En cambio, si lo que buscan es libros, y además, un encuentro con la historia de Lisboa, no dejen de visitar en Rua Garret la Livraría Bertrand, una de las mas antiguas de la ciudad y que ocupa el mismo edificio desde su inauguración a principios del mil novecientos.

2 comentarios:

  1. Hola Nico! Netré hoy a tu blog a ver qué habías contado sobre Lisboa y no paro de leer! Conocí la capital portuguesa hace un par de meses, y me bastó el poco tiempo que estuve para darme cuenta de que podría vivir allí tranquilamente. Leer tus relatos me recuerda la hermosa sensación de andar sus calles. Reflejás muy bien el ambiente especial que tiene la ciudad.Gracias por calmar mis saudades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Laura!!! aprovecho para agradecerte por que gracias a tus posteos y los de Aniko usé algunas de las recomendaciones que hicieron (léase bolhos, pasteis y ginjinha jaja). La ciudad es una belleza escondida en Europa, realmente me enamoró desde el primer momento que llegué y la saudade me dió desde que me dí cuenta que me tendría que ir. Tenés razón, es un lugar en el mundo y a mi también me pareció un sitio para vivir. Cuando quieras nos juntamos en quedada bloguera y te paso algunos de los cds de fado que me traje y por que no, compartimos una ginjinha que atesoro como un bien preciado.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails