31/12/13

El 2013 en imágenes

Definitivamente quien dijo que los números trece traen mala suerte tendría que rever la teoría. Lejos de la leyenda que dice que los trece no hay que casarse ni embarcarse, menos casarme me embarqué unas cuantas veces este año y la verdad es que no me fué nada mal. Enero arrancó volando a Lisboa y allí conocí uno de los destinos que más había deseado visitar cada vez que fui al viejo continente pero siempre, por una cosa o por otra, terminaba fuera de la hoja de ruta y pospuesto para más adelante. 

Finalmente este año todo se dió para que fuera el destino elegido para comenzar un largo viaje de un mes y gracias a ello pude disfrutar del fado, los azulejos más bellos que jamás haya visto, su historia cargada de reyes, marquesas y príncipes, su gente tan particular, los desayunos con bolhos de crema pastelera y la indescriptible ginja que noche tras noche me tomé acompañada por un café en el Café A Brasileira en compañía de la imagen de Pessoa.



Allí mismo pude visitar Sintra, Cascais y las playas de Estoril, tres sitios inolvidables.

Luego volé a Roma y por primera vez, después de muchos viajes, caminé la Vía Venetto y me encontré con calles con nombres de genios y con "Lo spirito della Dolce Vita" según ponía una placa de mármol.

El regreso a Budapest doce años después fue uno de los momentos más inolvidables del viaje.

Cinco días en Berlín fueron la película más larga que pude haber visto. Cada instante pareció filmado por  el genio de Wim Wenders.

París eterna, mítica y siempre sorprendente. Recorrí clásicos (El Conejito rápido es un ineludible cuando estoy en la Ciudad Luz) y conocí otros en los que nunca antes había estado.

Como el Museo Pompidou, por ejemplo.

Versalles, otra asignatura pendiente quedó saldada en este viaje a París

Atenas me recibió como siempre, hospitalaria y calurosa.  Y una vez más comprobé una teoría que elaboré la primera vez que la visité: nunca alcanzan las fotos que de ella se puedan hacer. 

A la vuelta del viaje, a los pocos meses tuve la abstinencia de avión y por primera tomé un vuelo a Montevideo. Además de bajar la ansiedad del viajero sumé un aeropuerto más a la lista: el de Carrasco.

Al poco tiempo, cerca de mediados de año surgió la posibilidad de realizar un blogtrip a Monte Hermoso con compañeros de la Red ViajAr y no lo dudé. Allí partimos hacia una de los lugares más escondidos de la costa argentina y junto con Lucila Runnacles, Jorge Gobbi, Wenceslao Bottaro y Walter de Boever pasamos un fin de semana inolvidable. 

Vuelto del trip a Monte Hermoso, el siguiente feriado largo fue la excusa para despuntar el vicio viajero . Esta vez el destino fueron Colonia y Montevideo, pero no sólo sino con amigos. 

En la Rambla de Montevideo

Y finalmente, para terminar el año, tuvo lugar el 2do. encuentro de la Red ViajAr en el Hotel Pestana. Allí nos dimos cita quienes formamos parte de la red y compartimos junto a muchos de nuestros lectores una serie de charlas destinadas a diferentes temáticas que hacen un mejor desempeño de quienes se lanzan a la doble aventura de ser viajeros y bloggers.  

He aquí la foto final del encuentro 2013

Cuando todo parecía haber terminado en el año, a mediados de noviembre, una invitación de Wenceslao Bottaro me hizo compartir un Biketour nocturno por la ciudad de Buenos Aires. En compañía de Lucila Runnacles y otros colegas de diferentes medios gráficos compartimos una pedaleada que tuvo como circuito Plaza San Martín-Retiro-Puerto Madero- Costanera- San Telmo- Montserrat- Plaza de Mayo- Diagonal norte hasta el Obelisco- Suipacha y Recoleta.

Así transcurrió este 2013. En este fin de año quiero agradecer a todos y a cada uno de los que hicieron posibles que este fuera un año lleno de recuerdos, anécdotas y una buena cantidad de experiencias que se agolparon para tomar vida al otro lado del teclado. Gracias a mis compañeros de la Red ViajAr por compartir el amor por los viajes y por fortalecer los vínculos que, por momentos, nos hace sentir como una familia. Gracias a los lectores que día a día llegan al blog y aumentan las ganas de seguir viajando cuando dejan sus comentarios o cuando se hacen visibles en los encuentros y nos podemos dar ese abrazo que rompe con la frialdad de la pantalla. 

Ojalá que este 2014 traiga salud, paz y viajes para todos... Que nadie nos quite las ganas ni la posibilidad de viajar. En lo que a mí respecta, tengo una amiga que está esperando ser alimentada. Y así lo haremos... 



2 comentarios:

  1. FELIZ 2014 amigo y que los caminos nos vuelvan a encontrar, sabés que acá tenés casa. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tienes fotos de lugares agradables, da la sensación de querer estar viajando siempre.
    Entra a la página Dale un " Me gusta " para que la página se mantenga y podamos todos conocer rutas de paisajes de Lokombiay otros lugares!

    Si tienes fotos de lugares que hallas recorrido o historias de viajes que desees compartir puedes subirlas a la página
    viajar , conocer , guerriar, vida, sitios , turísticos, Colombia
    lugares,rutas
    visitanos en

    https://www.facebook.com/viajarporcolombiayotroslugares

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails