6/7/14

El barroco de Ciudad de México en 10 imágenes.

Las guías turísticas deberían incorporarlo en su slogan de promoción, por que además de tequila, mariachis, flores y culto a los muertos, México también es uno de los mejores sitios para apreciar la presencia del barroco en América. Llegado a estas tierras casi un siglo después, fue en la ciudad de Mexico (más que en otras partes del país) donde se realizaron obras correspondientes a este estilo ornamental, recargado, colorido y que tan bien supo amalgamarse por ser quizás los mexicanos, un poco barrocos en su esencia.

Una recorrida por la ciudad de México los pondrá frente a alguna muestra de este arte casi en cada esquina, puesto que es difícil evadirse del embrujo que el barroco le imprimió a la ciudad. Aquí les comparto una guía fotográfica por algunos de los lugares más significativos de la ciudad donde podrán ver el estilo en toda su magnificencia. La recomendación no sería tal sino incluyera el consejo de una escapada final a Coyoacán para visitar la casa de Frida Kahlo, en la cual  además de surrealismo, hiperrealismo y otras muestras más del incomensurable talento que Frida y Diego desplegaron, hay grandes muestras de este singular estilo.

Los locales de la cadena de Café Sanborns son un excelente ejemplo de la arquitectura y la decoración barroca. La mayoría de ellos fueron instalados en edificios con una antigüedad considerable (en gran partedel siglo XVI y XVII) y mantienen las fachadas tal cual como se los hizo entonces. En este caso se puede apreciar la inclusión de motivos geométricos de azulejos azules y amarillos (típicos del arte lisboeta y llevado allí por los españoles) muy utilizados en Sevilla y algunos lugares de Madrid durante el tiempo que el barroco era moda por aquellas tierras.

La Catedral del DF podría decirse que es una de las obras barrocas por antonomasia. Con la inclusión de todos lo elementos que el arte ofrece - sobre todo en lo que a arquitectura respecta- este templo está considerado no solo uno de los más fastuoso y altamente ornamentado sino uno por el que mayor público pasa a diario, en comparación con los demás templos de latinoamérica (dato que no resulta extraño, sobre todo teniendo en cuenta la importante densidad de población que representa el país). Los pórticos de entrada son el acceso a un mundo lleno del arte y de la imaginería de aquellos años.

La mayor parte de los retablos y altares que decoran los diferentes espacios de la catedral fueron traídos armados desde España y son una muestra precisa y excesivamente bella de los lineamientos del movimiento en lo que hace a esculturas y estructuras decorativas. Nótese la cantidad de elementos que conforman el retablo y las enormes dimensiones en relación con las personas que aparecen en las fotos.

Detalles de las columnas de la catedral, comparables a otras como las de las catedrales góticas francesas, el Obradoiro de Santiago de Compostela o la bella San Vito en Praga.

El órgano de la Catedral es otra de las piezas que no deberían dejar de ver en una visita al lugar. Creado en el siglo XVIII bajo estrictas normas de fabricación francesa es una obra de arte en sí misma y cuenta con todos los elementos religiosos y estéticos que se requieren para cumplir la función para la cual fue creado. 

El Palacio Nacional de Bellas Artes podría considerarse luego de la Catedral de México el segundo edificio con mayor cantidad de elementos barrocos para apreciar. Símbolo de la cultura del país y cuna en la que residen las mayores obras de los pintores que hicieron la historia del arte mexicano (en su interior hay cuadros de Rivera, Orozco, Siqueiros, Guadalupe Posadas y hasta algunas representaciones de calacas muy divertidas). El palacio además de museo funciona como centro de espectáculos y allí se llevan a cabo diferentes conciertos y espectáculos de gran nivel. Además es un sitio muy especial para los mexicanos ya que es allí donde suelen armar las capillas ardientes para despedir a los más grandes baluartes de la cultura y la sociedad mexicana.

Cercano al Palacio de Bellas Artes en el Barrio de Garibaldi, pueden verse pequeñas ermitas o panteones barrocos dedicados a la memoria de algunos mariachis famosos que vivieron allí. El barrio es una zona muy recomendable para ver puesto que es muy común durante el día ver a numerosos grupos de mariachis haciendo sus números musicales entre los transeúntes que andan por allí. Muchos enamorados solicitan canciones a pedido e incluso, muchos otros, los utilizan como forma para pedir matrimonio.


El Palacio Postal: inaugurado en 1907 por Porfirio Díaz y ubicado en el número 1 de la tradicional Calle Tacuba (justo frente al Palacio de Bellas Artes) el edificio es uno de los más bellos del circuito barroco. Con elementos y ornamentaciones que rememoran la arquitectura veneciana (su parecido con el Ca´d´Oro es ineveitable) y unos interiores con aires de modernismo de la belle epoque (que recomiendo no dejen de ver) este edificio es conocido como la Quinta casa de correos.

El Complejo de la Virgen de Guadalupe es quizás la mayor muestra de arte barroco que pueda verse en la ciudad de México. De dimensiones enormes y con una gran cantidad de templos - además del enorme de la Basílica principal de la Virgen de Guadalupe- en cada uno de ellos se puede ver la conjunción entre formas, colores, texturas y ornamentaciones que los vuelven tan característicos del movimiento artístico.

Las cúpulas coloreadas son una de las mayores atracciones que pueden verse en la Villa

Dentro de la Villa de la Virgen de Guadalupe se encuentra el Templo del Pocito. Su particular arquitectura y las recargadas ornamentaciones lo vuelven un espacio singular y único dentro del complejo. Recomiendo verlo en su totalidad por fuera (amantes de la fotografía de arquitectura y escultura encontrarán allí un lugar del que no les va a ser fácil dejarlo) y luego que ingresen al pequeño altar ubicado en el interior, ya que además de estatuas muy coloridas y antiguas se encontrarán con uno de los mejores techos que puedan ver en toda la ciudad de México.

Como podrán ver, si buscan barroco, en la ciudad de México lo hay, mucho y casi a la palma de la mano. En otras ciudades como Puebla, Cholula o Guadalajara hay muchas más muestras de este arte (incluso algunas como las iglesias de Santa María Tonanzintla y la San Francisco Acatepec, en la ciudad de Cholula fueron consideradas "La octava maravilla del mundo). 

Si les agrada este movimiento artístico les sugiero que busquen y se informen puesto que posibilidades para visitar no les van a faltar. Las guías turísticas suelen obviar la información y hay que saber rastrear, pero en principio, esta guía puede servirles como punto de partida. 

Más datos:

Lecturas recomendadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails