27/1/21

Ateneo Grand Splendid Buenos Aires

Toda ciudad importante cuenta entre su patrimonio cultural con alguna librería digna de estar incluida en las guías de viajes. Desde la Shakespeare &Co en París, la Feltrinelli de Roma, el Fnac de Madrid o la Alexandra Book de Budapest las grandes capitales suelen destinar importantes espacios públicos para tal fin en los que se combina la venta de libros, discos y films con las bondades de un reducto bohemio en el que música, bebidas y ganas de pasarla bien completan la propuesta.

Desde que esta moda comenzó a difundirse por diversas latitudes aquellos proyectos se transformaron, rápidamente, en una atracción más que solicitada ya no sólo por el publico local que las celebra sino, también, para los miles de turistas que las buscan y eligen como un preciado tesoro cuando planifican sus viajes. Y si tenemos en cuanta que Buenos Aires está considerada el faro cultural de Sudamérica no tardó mucho en tener la suya. 

El lugar elegido para instalar la casa central de la Librería El Ateneo (una de las más importantes del país) fue el edificio en el que a principios de siglo XX funcionó como cine primero y como el Teatro Grand Splendid después, el cual formó parte importante de la escena teatral porteña. Algunos años más tarde el teatro se transformó en la sede de la mítica Radio Splendid y cuenta la leyenda que en sus estudios fué donde debutó Carlos Gardel y donde, tiempo más tarde, le puso la voz a muchas de las canciones que lo llevaron a ser considerado el mayor artista en la historia del tango.

El edificio funcionó como cine hasta el año 1988 en el que debieron cerrarlo ante la imposibilidad de mantenerlo y debido al peligro que significaba el mal estado de algunas de las instalaciones o algunos vicios que la construcción acarreaba desde sus orígenes. Así es como en el año 2000 y, luego de haber permanecido cerrado por mas de una década, el Grupo Ilhsa presentó un proyecto de revalorización del edificio con la voluntad de convertirlo en un espacio destinado a la venta de libros. 

Pero lo cierto es que la adquisición no fue una empresa fácil ya que debió competir con la propuesta económica de una Iglesia evangélica brasileña que comenzaba a proliferar en Latinoamérica como reguero de pólvora y que elegía los cines como el blanco perfecto para imponer allí sus masivos templos. Felizmente, esa oferta no prosperó y el espacio quedó en manos argentinas permitiendo que se materializara allí uno de los espacios culturales sin precedentes en la geografía porteña. 

El actual espacio donde se encuentran las escaleras mecánicas era el que antes ocupaban las antiguas butacas del teatro. El susbuelo en el que hoy funciona el sector vinilos y libros infantiles, en sus inicios fue el depósito de escenografías y objetos de pañol.

El telón que en la actualidad enmarca el escenario convertido en bar-café es de una enorme belleza y contrasta con la arquitectura de estilo clásico de los palcos y las molduras que rodean la cúpula. 

La cúpula fue pintada en 1919 por el pintor italiano Nazareno Orlandi y significa una alegoría del fin de la Primera Guerra Mundial finalizada un año antes. Con una longitud de 20 metros y una estética que la emparenta con edificios como el Teatro Colón es uno de los puntos panorámicos que más atraen a los lectores del mundo cuando la visitan. 

Si bien en cada uno de los pisos la mayor superficie está ocupada por los libros, en los niveles dos y tres pueden encontrarse piezas de música clásica de colección, películas en dvd y algunas rarezas.

En lo personal, si me preguntan, cada vez que ingreso al edificio tengo una sensación desencontrada. Por un lado coincido en que el edificio del Grand Splendid alberga la librería mas bella de Buenos Aires, de eso no caben dudas, pero es inevitable pensar cuán hermoso hubiera sido ese espacio si se lo hubiera restaurado para que siguiera funcionando como teatro. El hecho de que se le haya modificado su naturaleza para convertirlo en un espacio de consumo me produce una cierta reserva respecto de la utilización que se hace del patrimonio cultural y arquitectónico de la ciudad el cual, muchas veces, por quedar librado a las necesidades del mercado  es expoliado y transformado en algo muy diferente de aquello para lo cual fue creado. 

                                                                             Fotografía de Roberto Fiadone - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

Si deciden visitar esta joya que tenemos en el Nº 1800 de la Avenida Santa Fe les aconsejo que se detengan en la fachada principal y que observen detenidamente los detalles que ofrece, además de los balcones que suponen una verdadera gema de arte modernista en la zona.


Datos Útiles
El Ateneo Grand Splendid (Librerías Yenny-El Ateneo)
Avenida Santa Fe 1860
Horario de atención: 10 a 20 hs (horario de Pandemia reducido una hora diaria)
Teléfono: 4813-6052
Subte Estación Callao 


No hay comentarios:

Publicar un comentario